Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 13 de octubre, 2019.- En marzo de 2019, habitantes de las comunidades de Aquila, La Placita y Pómaro tomaron las armas  para enfrentar a Germán Ramírez, El Toro y  a la guardia comunal de Ostula, debido a que el ex líder de autodefensas bloqueó la carretera costera de Lázaro Cárdenas-Colima, a la altura de Xayacalán, para exigir al gobierno municipal el pago de salarios por servicios de seguridad.

El grupo que encabeza El Toro ha cometido una serie de abusos en contra de los habitantes de La Cofradía y de Ostula, como encadenar y retener a personas que no los apoyan en las acciones de protesta  que venía realizando.

El Toro fue el segundo de a bordo de Cemeí  Verdia Zepeda, cuando a principios de 2013 se enfrentaron a cabecillas del cartel  Los  Caballeros Templarios que fueron desterrados de municipios  de la región nahua de la costa y sierra. Sin embargo, Cemeí fue desconocido por el grupo después de que decidió ser candidato a diputado por el PAN a principios de 2018.

 El Toro, luego de la desintegración de los grupos de autodefensa fue nombrado policía rural y ratificado por el gobierno municipal, sin embargo, a decir de la gente de Aquila, cometió una serie de abusos que obligó a los comuneros a denunciarlo, por lo que ahora hay una denuncia de arresto en su contra.

 A la par, el  ex líder de autodefensas Cemeí Verdía y el ex presidente de bienes comunales y ex líder de autodefensas  de Aquila, Agustín  Villanueva Ramírez se unieron para enfrentar a Germán Ramírez, por haber cometido una serie de delitos.

 El pasado 9 de octubre, se enfrentaron a balazos los dos grupos, incluso El Toro y sus seguidores incendiaron la casa de Agustín Villanueva, ubicada en la comunidad de Naranja de valencia. Según los comuneros, fueron cientos de disparos que se escucharon durante horas.

 Villanueva Ramírez formó un grupo de autodefensas a principios de 2013. En agosto de ese año fue detenido junto con sus hermanos Vicente y Efraín, así como con más de 50 guardias comunitarios.

 Sin embargo,  a decir del mismo Agustín les fabricaron delitos por lo que estuvieron presos  poco más de cuatro años. Fue el 13 de octubre de 2017 cuando lograron su libertad, una vez que se resolvió el recurso de apelación a su favor.

 Tras un proceso penal muy veloz, en mayo de 2015  se les condenó a 47 años de prisión por el delito de secuestro, y lesiones. El único delito que fue desvanecido por la defensa fue el de robo. Dicen que todo fue venganza de la empresa Ternium, debido a que Agustín Villanueva organizó a los comuneros en diciembre de 2011 para que la empresa, a la que los comuneros  le rentan unas 200 hectáreas para extraer el mineral, les pagara regalías más justas, de tal forma que de mil 200 pesos anuales que les daban, logró que les pagaran a cada comunero, más de 18 mil pesos mensuales.

 “La empresa comenzó a acosar a nuestro líder, incluso hubo amenazas de muerte para él y su familia. Comenzaron las demandas en su contra, pretendieron desconocerlo como comunero ante el Tribunal Agrario de Colima, ya que es la jurisdicción a la que pertenece Aquila, pero el fallo fue a su favor”, dijo su primo Octavio Villanueva.

 Ahora la lucha es entre comuneros, mientras que el crimen organizado amenaza con retornar a esta región Nahua.