Fabián Bonilla López/Noticias y Debate M3

CDMX, 23 de diciembre, 2019.-A una semana de que se diera a conocer por parte del Estado mexicano, se aprobó la construcción del Tren Maya, a través del mecanismo de consulta. ¿Acaso había duda de que este no fuera el resultado? Sobre todo, cuando meses antes, el mismísimo presidente Andrés Manuel López Obrador sentenció “llueva, truene o relampaguee se va a construir el Tren Maya. Lo quieran o no”.

Así se optó por poner en escena una supuesta “consulta participativa”. Optando por asambleas informativas, convencimiento de los beneficios del megaproyecto, construcción de concesos, pero que al final se convirtió en una simulación. Pues se puso sobre la mesa no elementos y datos para tomar una decisión informada sino promesas de apoyo estatal y hacer realidades las bondades del asistencialismo. La maquinaria del Estado en acción, una vez más.

Frente a esto, la primera voz disidente fue la de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH). Desde donde se señaló hoy que el gobierno federal “no ha cumplido con todos los estándares internacionales” en el proceso de consulta del Tren Maya.

Sin embargo, la oposición al Tren Maya, encabezada por colectivos y activistas, inició casi a la par del anuncio de su construcción. Al mismo tiempo que se informó sobre el resultado a favor de los intereses del Estado mexicano y una serie de empresas nacionales e internacionales que ya se frotan las manos, se dio a conocer de la amenaza de muerte dirigida al escritor y activista Pedro Uc y al resto de su familia.

Hace un par de días, el Congreso Nacional Indígena (CNI), el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) calificaron como una “simulación” la consulta para imponer el proyecto del Tren Maya y de esta manera, entregar los territorios de naciones originarias a la lógica neoliberal del despojo más viva que nunca.

“El mal gobierno federal simula consultar a los pueblos, suplanta nuestra voluntad colectiva ignorando y ofendiendo nuestras formas de organización y toma de decisiones, como es el vulgar engaño a lo que llamó ‘Consulta’, cuyo objetivo no es otro que imponer por la fuerza el mal llamado Tren Maya, que entrega los territorios indígenas al gran capital industrial y turístico”, lo anterior expresó en un comunicado conjunto.

Desde aquí nuestro apoyo y solidaridad a Pedro Uc y a la lucha digna en contra del Tren Maya.