José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 5 de diciembre, 2019.-No se sabe a ciencia cierta lo que ocurre en la mente de un suicida. Sin embargo, hay quienes pueden asegurar que cuando un  ser querido se marcha sorpresivamente, destroza buena parte de las vidas de sus seres más cercanos. Es tan difícil de explicar ese vacío y los cientos de preguntas que nos hacemos quienes estuvimos cerca de ella o de él y nunca nos percatamos de lo que pretendía hacer con su vida.

La muerte de uno de nuestros seres queridos no es fácil de asimilar. Pero lo que ocurre en una persona en la que no había nada extraño y de pronto nos damos cuenta que se quitó la vida, es más que un balde de agua fría, se parece más bien a una pesadilla que resulta ser tan verdadera como cualquier dolor intenso que se haya padecido. Pero no tiene lógica ni sentido, y nos deja patinando en la mente días y noches, hasta que comenzamos a entender que en verdad decidió ya no estar con nosotros.

Según datos del INEGI, en México se documentaron en 2016,  mil 291 suicidios. Pero en los dos últimos años la cifra se ha multiplicado por cuatro.

Hace varios meses una adolescente se quitó la vida en la capital michoacana, por un pacto con sus compañeras de escuela, aunque fue ella la única que cumplió. También una persona de la tercera edad se ahorcó. Dejó una carta póstuma donde explicaba  que era por una enfermedad terminal y no deseaba tener más sufrimientos. Pero también ha habido niños que se han quitado la vida.

La Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) que considera que el tema del suicidio es muy  complejo que no permite establecer una sola causa, pero desgraciadamente va en aumento, aunque hay factores relacionados, al consumo en exceso de drogas, trastornos emocionales, acceso a medios letales, problemas económicos, así como situaciones traumáticas.

No podemos ocultar que vivimos tiempos de degradación y decadencia humana, lo que sin duda también pudiera  ser un factor del incremento del número de suicidios. Quizá por razones de  culpabilidad, los seres más cercanos del suicida resultan con severas  afectaciones de por vida.