Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3  

Aguililla, Mich., 24 de abril, 2021.-  El nuncio apostólico en México, Franco Coppola, ofició una misa en esta población limítrofe de las regiones Tierra Caliente y Sierra,, ante dos mil personas, para visibilizar la violencia e inseguridad, en este lugar que han obligado a decenas de familias a dejar sus hogares.   

Tras oficiar la eucaristía denominada Misa por la Paz en la cancha de basquetbol, habilitada como templo, envió un mensaje de paz a todos aquellos que han sido víctimas de violencia por parte de los grupos delictivos que operan en esa región, y dijo “no están solos”. Su mensaje fue de consuelo con un sentido eminentemente religioso.   

Coppola dijo que no pretende desafiar a ningún grupo delincuencial, pero si un acompañamiento de la Iglesia Católica a las víctimas de la violencia. Ofreció un mensaje de esperanza a los habitantes de Aguililla y reveló que decidió visitar esta población de unos 12 mil habitantes para que el mundo conozca, aunque fuera por unos días, la crisis humanitaria y el abandono que padecen los pobladores. Agregó que encontró un pueblo sumamente golpeado por la violencia, pero aún unido y de pie.   

El embajador del Vaticano lamentó que, previo a la Semana Santa, la red social de Facebook censuró unas fotografías que intentó publicar para mostrar al mundo la violencia en Aguililla, municipio al que se dijo dispuesto a regresar para buscar la conversión de los narcotraficantes.   

Una hora antes del inicio del oficio religioso, a las 11:00 horas, Coppola se reunió en privado con varías víctimas del clima violento en la región, quienes le relataron de las balaceras; enfrentamientos; cortes en caminos de terracería y de la carretera  Aguililla-Cuatro Caminos; el desabasto de los productos básicos y la imposibilidad de trasladar a los enfermos a la ciudad más cercana  (Apatzingàn), ubicada a 78 kilómetros, por una vía plagada de baches y terraplenes que no han sido cubiertos con pavimentos después de que la delincuencia ha abierto zanjas constantemente desde enero pasado.    

El representante del Papa Francisco en México arribó desde la tarde del jueves a la ciudad de Apatzingán, y la mañana de este viernes se trasladó a Aguililla, pero antes pasó por la comunidad del Aguaje, en donde varias familias le expresaron que, de sus dos mil habitantes, ya solo quedan 300. El resto han huido de la violencia, porque ha sido la población más agredida que ha quedado en medio de enfrentamientos entre el Cartel Jalisco Nueva Generación y Carteles Unidos de Michoacán.   

En la mayoría de las fachadas de la avenida principal de El Aguaje, donde cruza la carretera, a mitad de camino entre Aguililla y Apatzingán, quedan huellas de cientos de balas en casas y negocios, así como de las escuelas primaria y secundaria, lo que hace parecer más a un pueblo fantasma. “No ha habido apoyo del gobierno, un día tapan los hoyos en la carretera y a las pocas horas los delincuentes las vuelven a abrir, y de la policía no se vuelve a saber nada”, dijo un habitante de Aguililla, que se negó a dar su nombre, pero junto a otras cinco personas esperaban que pasara el nuncio apostólico para solicitarle su ayuda”.   

Hay varios perros afuera de domicilios vacíos, sus amos ya no se encuentran porque huyeron a Apatzingán y a otras partes del país. El Aguaje ha sido la localidad más maltratada, son evidentes los agujeros que dejaron los rifles de alto poder. En la calle `principal solo hay algunos comercios abiertos; las calles desoladas, y como una imagen surrelista, un taller que repara aparatos eléctricos, en medio de la nada.   

Por su parte, el cura de Aguililla José Luis Segura, refirió que también ha habido desplazamiento de decenas de familias de las comunidades del Limón, El Aguaje, El Correo y de la cabecera municipal de Aguililla misma.   

Añadió que los grupos criminales, uno de Jalisco y otro de Michoacán, han provocado una verdadera guerra no declarada como estrategia en esta región próspera ganadera, agrícola y minera, pero además debido a que es una zona clave para la delincuencia porque hay brechas que unen a Aguililla con Coalcomán, Colima, Tumbiscatío, la costa y a la tierra caliente de Michoacán.   

En octubre de 2019 fueron emboscados en la localidad, de 40 policías estatales, 13 de ellos perdieron la vida y siete más resultaron lesionados. Semanas antes, en agosto, se enfrentaron gatilleros del CJNG y del grupo del autollamado autodefensas que encabeza el Abuelo Farías. Seis pistoleros fueron abatidos en la parte colindante con Jalisco.       

En julio de 2020, unas 20 familias abandonaron la población de El Aguaje, debido a los enfrentamientos que se habían registrado en esta localidad. En diciembre pasado, elementos de seguridad de la federación y el estado se enfrentaron a un grupo armado en Aguililla, hubo dos muertos y 10 detenidos. En lo que va de este año, han sido reportados al menos una docena de enfrentamientos y varios decesos, no obstante, las autoridades no han reconocido esos supuestos hechos.    

El pasado 2 de abril, en la localidad de La Enramada, municipio de Aguililla, fueron localizados los restos de ocho hombres baleados y decapitados. Horas antes se había reportados un enfrentamiento entre grupos delictivos rivales.  (información tomada del diario La Jornada)