José K/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich., 15 de abril, 2021.- La Comisión Estatal de Derechos Humanos investigará los hechos ocurridos en Aguililla, donde el gobernador agredió a un maestro. De entrada, el organismo defensor de derechos fundamentales se pronunció a favor del derecho a manifestarse.  

En tanto, el profesor Padilla Vázquez negó ser parte del crimen organizado y cualquier vecino puede dar referencia de su persona.  “Me atreví a manifestarme porque vivimos amenazados por la delincuencia organizada y porque los gobiernos han hecho muy poco, incluso no sabemos por qué los militares son quienes cavan las zanjas en la carretera que comunica con Apatzingán, como acaba de ocurrir recientemente a unos 10 kilómetros de Aguililla”.  

Sostuvo que no ha recibido ninguna amenaza de muerte, sin embargo, escuchó a las mujeres que estaban a un lado de él cuando le reclamaron al gobernador por la muerte de su abuelo hace apenas unos días, porque no pudo llegar al hospital debido a la zanja que cortaba la circulación en la carretera a Apatzingán, a la altura de El Terrero, donde está el “puente de fierro”, en los límites con el municipio de Buenavista, y fueron los guardaespaldas quienes las amenazaron.  

“Todo parece indicar que el gobernador se molestó porque no esperaba la manifestación, seguramente pensó que estaba todo controlado, y fue tanto su enojo que me acusó de ladrón y de ser informante de un grupo criminal, lo que es totalmente falso, soy profesor de una escuela bidocente (donde hay solo dos profesores) en Aguililla donde atendemos a 75 alumnos”, subrayó el profesor.  

Luego de acusar a un profesor, a quien empujó este martes durante una manifestación durante su visita a Aguililla, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, lo calificó de criminal y de ser “un halconero”, es decir, vigía del crimen organizado.  En respuesta, el maestro Fernando Padilla comentó que lleva 20 años frente al aula y pueden preguntar a la gente sobre su reputación.  

A través de las redes sociales, Aureoles acusó al profesor agremiado a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) de tener cuentas pendientes con la justicia. “No me voy a quedar ni callado ni cruzado de brazos ante quienes quieren seguir sembrando la violencia y el caos, burlándose de la autoridad y de la ley. Voy a recuperar Aguililla de las manos de los delincuentes”, escribió el gobernador.