Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 25 de abril, 2019.- El problema de la educación en México, es tan grande como el número de maestros que hay en el país. Esta madrugada, la Cámara de Diputados aprobó la reforma constitucional en materia educativa, lo que evitará la venta de plazas y el “charrismo” sindical comentó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Dijo que bajo las nuevas reglas tampoco habrá sindicatos protegidos por el gobierno. López Obrador indicó que parte de las acciones en la Reforma Educativa del gobierno de Enrique Peña Nieto fue una campaña contra líderes magisteriales. “Mientras un dirigente les servía, le toleraban todo. Cuando había diferencias o caían de la gracia del presidente, entonces se les destronaba. Ya no hay corrupción, ya no es así”, señaló.

En cuanto a los intereses creados por parte de los sindicatos  de la educación no será sencillo desmantelarlos, sobre decir que han venido funcionando como verdaderas mafias. Las marchas, paros y plantones seguirán  estando a la orden del día, sobre todo cuando el gobierno no ceda a los intereses de la CNTE o la SNTE.

Dijo que los maestros son buenos, y así es, casi en su mayoría, no hay que olvidar que  ha habido líderes magisteriales que se han caracterizado por su deshonestidad y falta de valores. Aunque también ha habido dirigentes que han actuado con rectitud.

Es cierto que las escuelas normales no deben desaparecer, pero requieren de una revisión completa porque algunas de ellas se han convertido en escuelas de activismo y “porrismo”, donde se han olvidado de la formación magisterial.

Después de la seguridad pública y problemas  que en la economía en general, el asunto magisterial no será nada sencillo de superar, pero algún día había que comenzar.