Ignacio Ramírez/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 7 de junio.-Ni pa´ dónde hacerse. Como en todas las profesiones, el ejercicio periodístico creció a pasos agigantados, mientras que, por muchas razones, los medios informativos tradicionales entraron en crisis debido a que la contratación de espacios publicitarios se redujo como nunca antes.

El sistema políticos mexicano, aunque cada 7 de junio conmemoraba la libertad de expresión, lo cierto es que durante décadas tuvo maniatada a casi la totalidad de la prensa, bajo el sistema de la llamada dictadura perfecta. Solo los grandes consorcios y los llamados amigos del gobierno lograron acumular enormes fortunas, sobre todo en medios electrónicos. La prensa escrita tuvo su auge, pero esa etapa está en agonía.

El futuro está en los medios digitales, eso dicen y eso vemos a diario, y aunque prácticamente está desapareciendo el sistema de convenios a nivel federal, habrá vida para los medios de información más fuertes, porque si se cierra la lleva están aún los gobiernos de los estados, los partidos políticos, y los poderes legislativos. Es verdad, la publicidad comercial es muy escasa, y está destinada para las grandes empresas y esquemas novedosos de difusión, aunque también se observan transformaciones.

Es cierto, la gente cada vez lee menos. Dirán que sobra mucha información en la televisión y la radio, no obstante presentan los mismos esquemas de manipulación de antaño. Aunque están también las redes, así es, pero la mayor parte es solo basura. Las nuevas generaciones nacieron con otro chip basado en la tecnología. Nos guste o no los tiempos están cambiando de ahí la máxima de “transformarse o morir”.

Hay decenas de medios informativos, impresos y electrónicos en diferentes partes del país, que manejan información profesional de buen nivel, pero a veces  se pierden entre miles de mensajes que están totalmente alejados del ejercicio periodístico profesional. Es un gran reto, sobre todo cuando en esta profesión se han colado miles de personas carentes de oficio pero con una enorme habilidad para sacarle provecho a esta noble profesión.

Hemos sido parte de una generación de periodistas que solo ha sobrevivido en un medio muchas veces hostil e ingrato, aunque no han faltado aquellos que han mostrado habilidad empresarial. Ahora con el cierre de fuentes de trabajo estamos entrando en una  nueva crisis en la que miles de comunicadores están quedando fuera de todo proyecto, Las redes sociales son la alternativa, pero los vicios y la corrupción están donde quiera. Así que de todos modos Juan te llamas.