Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 6 de noviembre, 2019.- Lo ocurrido entre los límites de Chihuahua y Sonora a la familia LeBaron no tiene nombre. Fue definitivamente una acción bestial. Como declaró Julián LeBaron: “¿Quién se iba a imaginar que abrirían fuego contra niños y mujeres?, ¿qué tipo de seres humanos hacen eso?”.

Tres mujeres y seis niños de la familia LeBaron fueron asesinados por un grupo armado; cinco fueron hospitalizados, un adolescente y un  niño salieron ilesos.

Desde 1920 se estableció la familia LeBaron  en esa zona peligrosa por la presencia de grupos del crimen organizado, aunque en años recientes también, esta familia de origen estadunidense se ha enfrentado con gente de comunidades locales por el acceso al agua.

 Sin embargo, no es pretexto para que el gobierno de Donald Trump pretenda involucrarse en un problema que en buena medida ha sido provocado por la venta de armas y el narcotráfico.

¿Quién confía en Trump?, tras esa posición colaboracionista están detrás fuertes intereses, sobre todo en tiempos en donde no coincide con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien está combatiendo vicios que se originaron por políticos y empresarios del vecino país del norte.

Solo en las películas gringas podemos observar el sentido caritativo de esta nación que se ha caracterizado por el intervencionismo y el despojo a naciones más pobres. Así que no se trata de una posición caritativa del gobierno trumpista.

Si en verdad quiere apoyar a México en la lucha contra la delincuencia organizada, Donald Trump debe controlar el paso de armas de Estados Unidos a México, y combatir el narcotráfico desde ese país.

Desgraciadamente la corrupción ha provocado que ese enorme negocio, que en un inicio solo afectó  a Estado Unidos, ahora lo tengamos en cada rincón del país por el consumo de drogas, sin contar que se abrieron otros grandes negocios ilícitos que también están presentes en toda la República. Hay muchos responsables de lo que hoy ocurre, y no es precisamente el gobierno de AMLO que apenas lleva 11 meses.