Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 23 de diciembre, 2019.- El padre Marcial Maciel, fundador de los legionarios de Cristo, y sus seguidores, fueron objeto de 175 denuncias presentadas por casos de pederastia en el mundo, de las cuales 60 son  en contra del cura nacido en Cotija en 1920 y fallecido en enero de 2008.

Son muchas las acusaciones por parte de afectados y sus familias, pero se estima que pudieran haber más casos de pederastia, lo que sin duda generó un escándalo en El Vaticano, es por ello que la jerarquía católica aseguró,  hace apenas unos días, que no habrá más encubrimiento.

En los últimos cinco años en Michoacán  hay reportes de al menos tres casos de pederastia, señaló el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, luego de subrayar que la Iglesia Católica actuará en contra de todo delincuente que se disfrace con la figura de sacerdote.

En conferencia de prensa, Garfias Merlos afirmó que de estos casos, las autoridades civiles como canónicas ya tienen conocimiento y siguen su curso legal y religioso. Sin ofrecer mayores detalles de los abusos a menores, comentó  que tal cómo lo indicó el Papá Francisco, el último caso del que él tuvo conocimiento ya es atendido por las autoridades correspondientes.

Dijo que  el propio Vaticano  decidió eliminar el secreto pontificio para aquellos sacerdotes que han cometido pederastia, por lo que habrá justicia para todas las familias afectadas ya que no se encubrirá a nadie que violente la ley.

Carlos Garfias indicó que de los tres casos de pederastia, uno se dio en el tiempo que ha estado al frente del arzobispado, y el acusado enfrenta el proceso legal, y por parte de la Iglesia el juicio canónico, que puede concluir con la expulsión.

No hay que olvidar que parte de la decadencia social  que vive México, y en otras partes del mundo, se debe a que miles de personas, sino es que millones, han dejado de creer en los curas, lo que sin duda también ha provocado la pérdida de valores. No es solo la Iglesia, son las mismas familias, los medios de comunicación, la invasión cultural extranjera, entre otros factores que han originado la pérdida de fe, y como dirían nuestras abuelitas, también se ha perdido el temor a Dios.