Redacción/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 29 de julio, 2019.- El obispo auxiliar de Morelia, Herculano Medina Garfias declaró que la práctica del exorcismo  de la iglesia católica  en México es más común de lo que parece, y en al menos 90 por ciento de los casos son en mujeres, porque  “son más curiosas y les gusta estar experimentando”. La mayoría de los casos no es por posesión del demonio, sino por males espirituales.

En conferencia de prensa, celebrada en una sala de la Catedral de Morelia,  el sacerdote comentó que de cada 10 personas que solicitan este tipo de servicio son mujeres que por curiosidad acuden al Tarot, la lectura de cartas o café, o bien a juegos diabólicos. La mayoría de las veces no es por posesión sino por daños espirituales.

Medina Garfias indicó que el  obispo de la iglesia está facultado para llevar a cabo este tipo de prácticas, pero al no poder atender todas las solicitudes, delega a algunos sacerdotes la acción y en lo que corresponde a la Arquidiócesis de Morelia es el padre, José Guadalupe Franco, quién atiende frecuentemente estos asuntos.

Primero, dijo Medina Garfias, se lleva a cabo una entrevista con los familiares o a la misma persona afectada, “mientras no esté manifiesto el demonio es fácil platicar con ella, a la par de que se realiza una valoración psiquiátrica, para descartar cuestiones patológicas”.

El obispo auxiliar señaló que entre los síntomas que puede presentar una persona poseída es que hablan lenguas que no se pueden interpretar, más que aquella persona que tiene el don de la interpretación de lenguas, y son muy pocos que pueden entender; además de que pueden mover cosas más allá de la capacidad humana, sin contar que tienen demasiada fuerza.

Aclaró que no necesariamente puede morir una persona al momento de practicársele el exorcismo, aunque se han dado casos, pero son menores, ya que en la mayoría de  las veces de posesión como de daños espirituales, la persona queda liberada en el primer exorcismo, pero existen otros casos en donde se requiere de más sesiones.