Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate

Morelia, Mich., 24 de enero.- Con una serie de sentimientos encontrados, el ex gobernador interino  del PRI en Michoacán, Jesús Reyna García, quien permaneció preso casi cinco años, acusado de tener vínculos con la delincuencia organizada, declaró hoy que fue Fausto Vallejo Figueroa quien le puso el dedo ante la Procuraduría General de la República (PGR).

“Sin decir palabra alguna y sin que yo dijera algo, Fausto Vallejo hizo un gesto hacia un jefe ministerial y este me dijo que el procurador me requería para hablar conmigo en su despacho de la Ciudad de México”, apuntó Reyna en conferencia de prensa.

Reyna García fue gobernador interino de Michoacán durante seis meses en 2013 por enfermedad del gobernador Fausto Vallejo. El 4 de abril de 2014 fue detenido al darse a conocer un video donde aparecía con el líder del cártel de Los Caballeros Templarios, Servando Gómez Martínez, La Tuta.  El 22 de diciembre de 2018 fue liberado. Y ese mismo día que salió libre anunció que pondría las cosas en claro,

“Durante cuarenta años de servicio público no he cometido delito alguno, ni hay persona que válidamente pueda señalarme asociado a un hecho de corrupción; en el anonimato se pueden decir muchas cosas, a la luz del sol las mentiras brillan. Yo iré con la cara en alto, la mirada a los ojos de quien sea”, apuntó el ex gobernador.

Quien fuera dirigente estatal del PRI, Procurador y secretario de gobierno, sostuvo  que su arresto fue negociado por el ex comisionado para la Seguridad de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes y los grupos de autodefensas; sin contar que el proceso penal en su contra estuvo marcado por una serie  irregularidades. Dijo que se echó de enemigo a Castillo porque se negó a reconocer a los grupos de autodefensa.

Jesús Reyna  afirmó que Alfredo Castillo  asumió  en los hechos la gubernatura de Michoacán, dejando de lado a la autoridad estatal, porque él era el que se reunía con funcionarios y tomaba decisiones.

Respecto al video donde aparece con La Tuta, Jesús Reyna aseguró que fue en 2011 y no representaba ningún cargo de elección popular. Dijo que varias personas lo interceptaron al salir de un restaurante, en calzada La Huerta, en Morelia,  donde le dijeron que el líder de la plaza de Los Caballeros Templarios en Morelia, mandaba decir que quería verlo en la tenencia Las Cruces, municipio de Tumbiscatío, “y que no se trataba de si quería, sino que tenía que ir, o bien me atuviera a las consecuencias que podría ser un levantón para mí o mi familia”.

Sostuvo que cuando se reunió brevemente con “no hubo ninguna petición, ni pidió compromiso alguno”. Añadió que si este hecho se hubiera dado cuando fue funcionario de gobierno estatal, hubiera renunciado a su cargo. Aseguró que el video en donde él aparece  fue entregado a la PGR por Fausto Vallejo. (Con información de La Jornada)