Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich.,21 de febrero, 2021.-El principal responsable de la desaparición de las lenguas indígenas es el Estado mexicano, afirmó el Consejo Supremo Indígena de Michoacán (CSIM), al celebrarse el Día Internacional de la Lengua Materna.  

A través de un comunicado de prensa, manifestó que el Estado mexicano ha intentado desaparecer la lengua originaria de esta entidad porque ha impuesto unilateralmente procesos educativos que tienen como objetivo la aculturación, la incorporación, el “integracionismo” y el paternalismo, estableciendo relaciones sociales de homogenización forzada y de dominio de la lengua castellana.  

“México, con independencia del partido político que ocupe el poder, existe una desaparición constante y acelerada de las lenguas indígenas. Según el Censo de Población y Vivienda del 2020 (INEGI), en nuestro país existen más de 120 millones de personas, de las cuales el 6.2% habla alguna lengua indígena, sin embargo, señalaron que durante el Censo de Población de 1930 (INEGI), el 16.0% de los mexicanos hablaba un idioma originario, y aún más, ejemplificaron, durante el 1er Censo de Población de la Nueva España de 1790, el 60% de la población eran “indios” mayormente monolingües.  

Durante más de 200 años, pese al discurso del gobernante en turno, se han establecido políticas públicas tendientes a desparecer las lenguas maternas, argumentando que las estadísticas oficiales, reflejan el fracaso del Estado mexicano para rescatar las lenguas indígenas.  

Así mismo, denunciaron que el Estado en sus tres poderes, es el principal “violador de los derechos lingüísticos” al no garantiza el derecho de millones de indígenas a recibir atención pública en su idioma materno, mantener una educación en su propio lenguaje, acceder a la justica en su idioma o recibir atención médica en su lengua.  

Finalmente puntualizaron que es gracias a la resistencia, lucha y dignidad de más de 500 años de los pueblos originarios, que sobreviven las lenguas maternas, no a los gobiernos federales, estatales o municipales, que poco o nada hacen para el rescate de los idiomas indígenas.  

 “Las lenguas maternas, indígenas u originarias, se defienden hablándolas, escribiendo la vida en ellas, enseñándolas y transmitiéndolas a nuestros descendientes. En la casa, en la escuela, en las asambleas generales, en las fiestas comunales, pero también en la auto organización, en la lucha colectiva florece también la lengua materna”, subrayó el CSIM.