Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 13 de febrero, 2019.- El caso del Chapo Guzmán, ha sido calificado como uno de los más representativos de la corrupción que existe en nuestro país, al grado de pensar que ha sido más favorable que haya sido juzgado en Estados Unidos pues aquí logró escapar de dos cárceles de supuesta máxima seguridad.

Durante el juicio en contra de Joaquín Guzmán El Chapo, llevado a cabo en el vecino país del norte, salieron a relucir aspectos graves como acusaciones de supuestos sobornos al más alto nivel, de hecho surgieron los nombres de los ex presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, aunado a que las dos fugas que protagonizó no se explicarían sin la complicidad de algunas autoridades.

Más allá de lo vergonzante que resulta para nuestro país este caso, es un buen pretexto para que otros países, principalmente Estados Unidos, insistan en ver a México como un ejemplo de delincuencia, impunidad y corrupción.

En diversas ocasiones, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha acusado a México de ser el culpable de inundar a su país con droga, aunque, como en otros delitos, si no hubiera consumidores tampoco habría venta, en este caso de estupefacientes.

Es vergonzoso que ahora que El Chapo fue condenado a cadena perpetua, pareciera dar cierta tranquilidad que vaya a purgar su pena en otro país, y así tener la esperanza de que no volviera  a fugarse como en México, primero en el 2001 y después en el 2015.

Y por otra parte, la condena de pasar el resto de su vida en prisión le salió barato, tomando en cuenta los testimonios de testigos acerca de lo cruel y sanguinario que actuaba El Chapo en contra de sus víctimas.