Pablo Cabañas Díaz/Noticias y Debate M3

CDMX, 13 de diciembre, 2019.- Cuando se examina la voluminosa bibliografía sobre el tema de educación, en valores sociales especialmente en redes sociales y  artículos de periódicos y revistas, hay una cuestión que llama la atención: el enfoque que priva corresponde a una perspectiva construida desde la violencia, en las aulas, en los medios de comunicación, en las familias o en los contextos sociales.

Se trata de  violencia escolar en los distintos países, estrategias de actuación contra la violencia, comportamientos antisociales.  Es por ello, que resulta importante dar a conocer que en México existen instituciones como el Pacto de América Latina por la Educación con Calidad Humana (PALECH),  que promueven el  intercambio de experiencias que beneficien la convivencia social y la paz social. 

Cuando se hace la pregunta acerca de lo que es la educación, la respuesta que da esta institución es la de educar para  humanizar. Las esperanzas puestas en la educación décadas atrás, a nivel global  han terminado por disiparse y ahora estamos asistimos al crecimiento de la frustración, la desorientación y los resentimientos.

Ha habido foros para el debate académico y la búsqueda de una mejor convivencia, como el celebrado en el estado  de Quintana Roo en febrero de este año, donde  España fue el invitado especial y la Universidad de Salamanca ocupó un lugar muy especial por el octavo centenario de su fundación. 

Fue en Cancún donde se intercambiaron experiencias y se presentaron proyectos de colaboración interinstitucionales. Entre los temas  de investigación, que se  analizaron fueron  los llamados  “nuevos aprendizajes”, y las transformaciones que ocurren entre  la docencia y la enseñanza  a partir de las nuevas tecnológicas, entre otros muchos.

Estuvieron presentes rectores de varias universidades de América Latina, además de  directores, investigadores, docentes y personal de instituciones educativas pertenecientes a todos los niveles de estudios. 

 Se abordaron temas importantes de nuestros días como la  inclusión, la  igualdad, la no discriminación, la reducción de la pobreza y la  reconstrucción de la sociedad. Sin duda hubo diversidad de voces y conocimientos   que ofrecieron importantes aportaciones.  Aunque como siempre falta aterrizar y llevara a la práctica todo el conocimiento que hay para mejor la educación en México y en el resto del mundo.