Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 11 de mayo, 2019.- Hay temas que no son fáciles de resolver, como la igualdad de género y la homofobia, por mencionar sólo algunos, pero hay un rubro que debe tomarse en cuenta: el aspecto generacional.

En ese sentido me referiré a lo que ha sido tema de opinión en esta semana,  las declaraciones que hizo el cantante Vicente Fernández, al referirse al tiempo en que un padecimiento hepático le urgió hacerse un trasplante de hígado.

El artista declaró que inicialmente se negó a la cirugía por temor a que le fueran a trasplantar el hígado de un homosexual o de un drogadicto. Como era de esperarse, las reacciones fueron virulentas en su contra, al tachar al cantante de homofóbico y de ignorante.

Al respecto, el periodista de espectáculos, Gustavo Adolfo Infante, a quien Vicente Fernández hizo tales declaraciones, justificó que se trata de un hombre de 80 años a quien le tocó vivir en otra época, chapado a la antigua.

Y en realidad considero que es así. Creo que el llamado Charro de Huentitán, como a muchas otras personas de su generación, les cuesta trabajo adaptarse a los nuevos esquemas de tolerancia hacia temas que en su época eran prohibidos como la homosexualidad. Por lo tanto no deberían ser juzgados con tanta severidad.

Al final de cuentas, el cantante aceptó el trasplante y gracias a ello sigue con vida. Todo forma parte de un proceso y como él, es de esperarse que la mayoría acabará por adaptarse y aprender a ser tolerantes. Es un tema generacional y hay que ser pacientes.