José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 26 de febrero.- El ex secretario de gobierno Adrián López Solís, quien es ahora el fiscal de Michoacán, parece ser un buen perfil para ocupar el cargo, lo único que lo desacredita es su cercanía con el gobernador Silvano Aureoles.

El cuestionamiento principal es que será quien cuide las espaldas de tan desacreditado gobernante, pero habrá que esperar a ver lo que sucede, porque faltan casi tres años para que abandone el cargo. Aunque hay quienes le apuestan a que se vaya antes, lo que sin duda no se ve cómo.

El ex líder de grupos de autodefensa, José Manuel Mireles Valverde, criticó este lunes  la forma como fue electo el titular de la Fiscalía General de Michoacán, Adrián López Solís, porque se cometieron  los mismos errores de siempre, debido a que la designación estuvo viciada de origen.

Mireles indicó que el proceso de elección estuvo bien, pero  simplemente no hubo ningún candado.  “Si de veras queríamos jugar a un Fiscal General neutro, no tenía por qué haber participado absolutamente nadie que tuviera ningún contacto en ninguna institución de gobierno, ni estatal, ni federal, ni municipal”.

Dijo que el estado seguirá con los mismos problemas, pues  se trata del mismo grupo político al que pertenece el fiscal, quien este domingo fue elegido como titular de la Fiscalía de Michoacán, al obtener 29 de 40 votos de los diputados locales. 

La bancada de Morena, representada en Congreso local, acusó que hubo clonación de cédulas en la votación de la terna para designar Fiscal General. Su coordinador, Fermín Bernabé Bahena, afirmó que 11 de los 12 diputados morenistas no votaron por Adrián López Solís, como tampoco lo hicieron tres de los cuatro independientes, por lo que con esos 14 votos el ex secretario de gobierno y diputado con licencia no pudo obtener 29 votos, por lo que impugnarán la elección, que fue a través de voto secreto en una urna de cristal que se encontraba en el estrado de la sala legislativa.

No hay que olvidar que el voto fue secreto, lo que nunca debieron aceptar los legisladores de Morena, ya que lo más probable es que algunos de ellos decidieron negociar con el grupo en poder.