Ignacio Ramírez/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 2 de julio, 2020.- Es claro, que el hecho de que una persona sea parte de una Iglesia no garantiza en nada que actuará con responsabilidad y honestidad. Es parte de la condición humana, pero lo que sí es grave que sea el alto clero el que proteja a quienes cometen ilícitos como pederastia, violación, abusos sexuales, entre otros.

En la capital michoacana, este martes fue detenido el sacerdote Rubén H por el delito de violación, cometido contra una menor de edad en Irapuato, Guanajuato. El cura tiene antecedentes de desfalco en la Diócesis de esa ciudad.

El arresto lo llevó a cabo la Fiscalía General del Estado (FGE), luego de que las autoridades de Guanajuato solicitaran el apoyo de esa dependencia estatal.

De 2011 a 2019 el cura abusó sexualmente de la víctima. Al percatarse de la situación los familiares de la víctima denunciaron ante la Fiscalía regional de Irapuato.

En 2016, el sacerdote fue acusado de tomar ilícitamente dinero de las arcas de la Diócesis de Irapuato por varios millones de pesos, pero al resarcir el daño fue perdonado y evitó ir a prisión.

Si informó que este jueves se llevará a cabo la audiencia en contra del sacerdote, quien ofició misas en los templos de La Pradera, Villas El Dorado, Copalillo y colonia San Juanito de Irapuato.  Para tal efecto se integró la causa penal 1P-1620-424, la cual se desahoga este jueves en la Sala 4 de los juzgados de oralidad de esta ciudad de Guanajuato.

Sobran casos de sacerdotes que utilizaron la sotana para cometer ilícitos como lo fue Marcial Maciel tristemente recordado por sus actos de pederastia, pero además dejó en evidencia a varios jerarcas que lo protegieron, a él y muchos más.