Ignacio Ramírez/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 22 de agosto.- Después de más de cuatro años y medio, la Fiscalía General de la República (FGR) detuvo a seis elementos en activo de la Policía Federal involucrados en la ejecución de 16 personas que formaban parte del grupo que tenía tomado el palacio municipal de Apatzingán, Michoacán, y que se hacían llamar autodefensas.

El 6 de enero de 2015, el comisionado para la paz, seguridad y desarrollo integral del estado, Alfredo Castillo Cervantes, hablaba de nueve muertos, tras  un desalojo violento, luego de una balacera que definió como “fuego cruzado”.

La protesta frente a la alcaldía de Apatzingán llevaba  dos semanas, fue organizada por Nicolás Sierra Santana (líder de Los Viagras), que había sido integrante del cuerpo de seguridad estatal G250.

El enojo de Nicolás se debió a que a mediados de diciembre de 2014, Castillo ordenó el desmantelamiento de este grupo de policías, también conocido como Fuerza Rural,  que se habían dedicado a perseguir cabecillas del cartel Los Caballeros Templarios, entre el Grupo 250 (G250), estaban Luis Antonio Torres, El Americano y Estanislao Beltrán, Papa Pitufo.

El argumento de la protesta frente al palacio municipal de Apatzingán fue porque estaban en contra de que desaparecieran los grupos de autodefensa en esa región de Tierra Caliente. Trascendió que los manifestantes eran seguidores de los hermanos Sierra Santana. Solo seis portaban armas cortas, con licencia.

Este miércoles 21 de agosto, la Fiscalía General de la República (FGR) detuvo a seis  policías federales. Las órdenes de aprehensión las dictó un juez de Uruapan.

La madrugada del 6 de enero de 2015 arribaron los agentes federales supuestamente a desalojar y desarmar a los seguidores de Nicolás Sierra Santana. Varios vehículos de los manifestantes fueron llevados a un corralón. Molestos, los aproximadamente 100 inconformes se dirigieron a un corralón para tratar de recuperar los vehículos, donde se registró una balacera y murieron varias personas, en lo que Castillo llamó fuego cruzado.

Ahora, el grupo delictivo conocido como Los Viagras se disputa violentamente las plazas del narcotráfico con otros grupos delictivos como el Cartel Jalisco Nueva Generación.