José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 20 de septiembre, 2019.-Al igual que el homicidio la desaparición de personas es un delito que daña no solo a víctimas y familiares sino a toda la sociedad. No es posible que se hable de 20 mil o 40 mil personas desaparecidas en las últimas cuatro décadas.

La tarde de este jueves, un grupo de mujeres marcharon del Monumento a la Revolución al Ángel de la Independencia para exigir alto a los feminicidios y desapariciones. Al igual como ocurre en Michoacán y otros estados del país, muchos de los victimarios  fueron o estuvieron involucrados elementos de seguridad pública de los tres órdenes de gobierno.

Sin contar con la incapacidad y corrupción de quienes que se encargar de procurar y administrar justicia. Sin duda es una pena, y decepción, porque más del 97 por ciento de los homicidios no se resuelve, y en el caso de las desapariciones hay resultados parciales, pero en muchos casos han transcurrido décadas sin que se haya movido un dedo para saber lo que sucedió con las víctimas, hombres y mujeres.

Finalmente los delitos afectan y dañan a ambos sexos. Por ejemplo, si en Michoacán, de enero a julio de este año, se han cometido dos mil homicidios, el 10 por ciento corresponde a mujeres. No es ninguna justificación, pero los delitos de alto impacto han ido en aumento porque simple y sencillamente los cuerpos de seguridad  de la federación, los estados y municipios han sido rebasados en al menos unas 10 entidades de México.

Es importante que se combata la injusticia social y la pobreza; que se impulse un nuevo programa educativo y de valores, pero sobre todo que se combata de manera eficaz a los criminales, por la Guardia Nacional no es una institución  que podrá con todo esta descomposición social, y todos lo sabemos, solo basta observar las estadísticas criminales.

Lo más serio se todo es que no se percibe una estrategia que realmente sea efectiva. De todas formas, hay que darle tiempo al nuevo gobierno que recibió en verdad un país en ruinas, en todos los ámbitos.