Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 15 de mayo, 2019.- El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la creación del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, que tendrá la función de concentrar los recursos y bienes decomisados, como ranchos, autos, dinero en efectivo y alhajas al crimen organizado, y a quienes los obtuvieron por medio de la corrupción, para devolverlos a la gente.

Durante la conferencia de prensa de este martes, el mandatario precisó que no se trata sólo de administrar los bienes decomisados, sino de diseñar estrategias para para devolver al pueblo “lo mal habido, lo robado”.

Desde luego que no faltaron las críticas, al considerar que se trata de una medida demagógica, sobre todo por el nombre de la institución, pero al menos pudiera dar una mayor transparencia al destino que tienen tales bienes y recursos.

A través de este Instituto se espera obtener este año mil 200 millones de pesos, que podrían destinarse a mejorar escuelas, construir unidades deportivas, comprar ambulancias, entre otras acciones.

Con respecto a la falta de transparencia con la que se habían venido manejando ese tipo de bienes, López Obrador recordó que, que por ejemplo, no se sabe el destino que tuvieron los 205 millones de dólares que le fueron decomisados al empresario chino Zhenli Ye Gon en 2007.

En esa época se hizo famosa la frase “coopelas o cuello” que Ye Gon utilizó para explicar la manera en la que un supuesto operador político lo amenazó para obligarlo a guardar el dinero en su casa; sus palabras anduvieron en boca de todos pero del dinero nunca más se supo nada.

En ese sentido, López Obrador dijo que supuestamente los recursos se trasladaron a la Secretaría de Hacienda, “pero de ahí se les perdió el rastro, y eso ocurre siempre”.

Sería entonces de esperarse que a través del recién creado instituto se pudiera dar seguimiento a los recursos y tener mayor certeza del destino que tendrán. Puede sonar demagógico, pero igual puede ser benéfico. Esperemos.