Ignacio Ramírez/Noticias y Debate M3

CDMX, 14 de marzo, 2019.- El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la creación de una  institución especial para que todos los decomisos de bienes a  políticos corruptos y organizaciones criminales, se destinen a  hospitales, escuelas, asilos o a la construcción de obras en beneficio  de la gente.

“Que se sepa que es fruto de lo robado la construcción de esa obra.  Esa es una institución especial para eso. Porque, ¿qué sucede?, hay  decomisos y no se sabe dónde quedan las cosas que se obtienen”, precisó.

En conferencia de prensa matutina, adelantó que este jueves se  presentará un análisis sobre la aprobación de reformas a la Ley de  Extinción de Dominio, para la creación de la Guardia Nacional, así  como la incorporación al catálogo de delitos graves de los delitos de  corrupción, el robo de combustible y el fraude electoral.

Afirmó que en 100 días de gobierno, México tiene finanzas económicas  
sanas y hay confianza en México por parte de los inversionistas. “Vamos muy bien. Son 100 días en que el peso se ha fortalecido con  relación al dólar, 100 días sin incremento en la inflación, 100 de  estabilidad en la Bolsa, 100 días creando empleos, todavía no como  quisiéramos; 100 días con crecimiento económico,100 días mejorando el  
mercado interno, mejorando el consumo”, abundó.

Sostuvo que la economía crece “y lo hará cada vez más” hasta alcanzar  
la meta del 4 por ciento en el sexenio. “No es una meta inalcanzable.  Se nos olvida que antes del periodo   neoliberal traíamos crecimientos mayores al cuatro por ciento anual.  
Desde los años 30 hasta el 82, 50 años, México creció a una tasa  promedio anual del seis por ciento, 50 años, cinco, seis por ciento”,  detalló.

Acerca de la compra de medicamentos realizada por el gobierno  anterior, dijo que resulta irregular que tres empresas vendan  alrededor de 40 mil millones de pesos y tan sólo un proveedor venda  más de mil millones de dólares al año.

Resaltó que de los proveedores registrados, todos los contratos se  quedan en el 1.5 por ciento de los proveedores. “Es monopólico, eso no puede seguir sucediendo en adquisiciones. Todo   eso se tiene que democratizar, se tiene que hacer con más competencia,  buscando que no haya proveedores privilegiados o preferentes”, explicó.

El presidente aclaró que el Gobierno de México no contratará a quien  haya trabajado en dependencias y esté implicado en actos de corrupción.“No vamos a reciclar a funcionarios que tienen malos antecedentes”, subrayó. Asimismo, señaló que desde el Poder Ejecutivo no se emite ‘línea’ para  cargos en el Legislativo o Judicial u otra área.

De la misma manera, dijo, se respetará a los sindicatos y la elección  que los agremiados hagan de sus dirigentes.