Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 24 de junio, 2020.-El  Consejo Supremo Indígena de Michoacán (CSIM) que aglutina unas 60 autoridades comunales de Michoacán informó que no descartan una manifestación de los pueblos de las diferentes etnias, para el próximo viernes cuando está programada una visita del presidente Andrés Manuel López Obrador.

De las 500 comunidades originarias que hay en Michoacán, ni el 5 por ciento han recibido apoyo alimentario, aseguró Pavel Guzmán, coordinador del  CSIM luego de sostener que la crisis en las etnias apenas comienza a notar porque el Covid 19 está llegando atrasado, apenas se vislumbran los primeros casos y las alternativas económicas son escasas por la escasez de trabajo.

La pandemia en los pueblos originarios no es masiva, solo en el pueblo nahua de Aquila no hay un solo contagio. En el resto de los municipios indígenas hay al menos un contagio, detectado recientemente. “Creemos que el problema para las comunidades apenas empieza”, dijo el dirigente del Consejo.

Las principales actividades de las etnias purépecha, nahua, mazahua y otomí, son la agricultura y la producción y venta de artesanías, en el caso de la primera no hay apoyo con fertilizantes ni del gobierno federal ni del gobierno del estado; mientras que la venta de artesanías está prácticamente cerrada porque los mercados están cerrados. Hay un poco de ganadería y pesca, pero apenas están sobreviviendo.

En la región purépecha de la Cañada de los Once Pueblos los empleos para jornaleros agrícolas y el comercio informal han caído, así que los ingresos son mínimos, por lo que urge un programa de distribución de alimentos.

En la región lacustre de Pátzcuaro, la venta de pescado ha caído, lo mismo que el turismo, por lo que la venta de alimentos y artesanías ha caído en 80 por ciento. “Los mayores problemas los viven aquellos que no tienen tierras y que no cuentan con taller artesanal, es decir aquellos que son empleados de actividades improductivas durante la pandemia.

En la Meseta Purépecha fueron al menos una decena de incendios forestales; la caída de venta de productos artesanales, el desempleo en comercios formales e informales; primero la sequía y luego las heladas en el campo, que también ha carecido de apoyo de los gobiernos y la falta de empleo para los que laboraban en las ciudades de Uruapan, Morelia y Pátzcuaro.

“La situación es delicada, sabemos que tenemos que hacer algo, porque es tiempo de enfrentar la crisis de la pandemia, de lo contrario los efectos sociales serán graves, subrayó Pavel Guzmán.

En Michoacán son casi 5 mil casos confirmados de COVID 19 y 391 defunciones.  Lázaro Cárdenas suma mil 838 contagios y 118 decesos; Morelia, lleva 543 casos confirmados y 29 decesos; Uruapan, 396 casos y 36 muertes; Apatzingán 322 contagios y 27 defunciones; Múgica 236 casos y 36 muertes; Huetamo 238 casos y 12 personas fallecidas, entre otros.