Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 11 de septiembre, 2019.- Durante los últimos días se ha venido ventilando en los medios y redes sociales el caso de una alumna de la Facultad de Derecho de la Universidad Michoacana, que denunció a un profesor por haberla acosado sexualmente; en consecuencia, han surgido nuevas denuncias en contra del mismo maestro y de otros de distintas facultades nicolaitas.

Es lógico pensar que este tipo de situaciones han existido no sólo en esa institución  sino en muchos planteles escolares de todos los niveles, lo positivo es que las y los afectados –que seguramente también los habrá- se estén animando a denunciar a sus acosadores.

Este martes, integrantes del  colectivo “Unidad por una universidad libre de acoso” dieron a conocer que hay al menos diez denuncias más en contra del profesor de Leyes, y a través de redes sociales han recibido muchas más en contra de académicos de otras facultades como Medicina, Odontología y Medicina.

En conferencia de prensa, la docente nicolaita y defensora de los derechos de las mujeres, Elvia Higuera Pérez,  externó la exigencia de que se establezcan reglamentos específicos que sancionen a los profesores.

Indicó que aun cuando  en la Universidad Michoacana existe el Protocolo para la Prevención, Actuación y Erradicación de la Violencia de Género, éste presenta graves inconsistencias que no permite a las víctimas acceder a la justicia, pues el documento no señala cuáles son las medidas cautelares ni las sanciones para los maestros que ejercen violencia o acoso a las estudiantes.

Las autoridades nicolaitas han expresado su preocupación por este tipo de situaciones y han asegurado que se aplicarán las sanciones correspondientes.

Sería lo ideal que se erradicaran por completo las conductas de algunos profesores que piden no sólo favores sexuales, sino dinero y otra clase de prebendas a los y las alumnas para recibir una calificación aprobatoria. Existen, seguramente todos hemos sabido de algún caso, pero pocos se atreven a denunciar.

Las ventajas que ofrece ahora la tecnología es que se puede recurrir al uso, como en este caso, de un teléfono celular con el que se grabaron las vergonzosas escenas del profesor acosando a una alumna.

Esto da un elemento de apoyo a las y los alumnos que siempre han estado en desventaja ante la posición de autoridad que representa un maestro.