Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 12 de julio, 2020.-  Esta mañana, comuneros, agricultores y ganaderos de la Regiones de Los Reyes y de Uruapan se manifestaron nuevamente en contra del uso de los cañones antigranizo, incluso atribuyen a estos aparatos la escasez de lluvias y de sequía, informó el Consejo Supremo Indígena de Michoacán (CSIM).

“No se sabe a ciencia cierta que tanto daño causan estos aparatos, pero la gente de las comunidades está molesta porque les atribuyen la escasez de agua”, comentó Pavel Guzmán coordinador del CSIM.  Dijo que en la zona purépecha solo les permite el cultivo de aguacate en las faldas de los cerros, porque se están dando cuenta del daño que ocasiona a los bosques tanta deforestación y la proliferación de huertas del llamado oro verde.

Guzmán comentó que hace una semana en Zirahuén fue desmantelado un aparto, lo mismo que en Peribán y otros municipios. “Lo más grave es que la nueva iniciativa de ley del ámbito ambiental no contempla la regulación de estos aparatos, y el gobierno se la pasa solo con declaraciones”.

El secretario de Medio Ambiente de Michoacán, Ricardo Luna aseguró que el gobierno del estado no ha autorizado ni dado permisos para el uso de cañones antigranizo y no hay ninguna ley que regularice su utilización, por lo que deben ser las autoridades municipales las que deben captar las denuncias y presentarlas ante las instancias ambientales.

Luna García indicó que las regiones de Uruapan, Madero, Acuitzio del Canje es donde hay más reportes de los cañones inhibidores de lluvia. Será, agregó, el Congreso del Estado quien deba normar el uso de esos cañones, porque en la ley actual no está autorizado su uso.

En tanto, la diputa de Morena y activista ambiental, Mayela Salas Sáenz, presentó el pasado 9 de julio un exhorto para la prohibición total de estos instrumentos que utilizan productores de frutas, principalmente de aguacate para alejar tormentas y granizo que destruyen la flor y dañan la superficie del llamado oro verde, lo que impide su exportación.

El llamado de Mayela Salas fue aprobado por la mayoría del Congreso local.  “La prohibición de los cañones antigranizo debe darse hasta no contar con un estudio de impacto ambiental, pero es un hecho, enfatizó la diputada, el enojo y el conflicto ocasionado entre agricultores y ganaderos, porque consideran que alejan las lluvias y provocan sequía. No hay que olvidar que estos aparatos utilizan gas acetileno etino que es altamente inflamable, un poco más ligero que el aire, incoloro y que ocasiona ondas explosivas”, apuntó la legisladora.

Al menos mil 300 cañones antigranizo operan en las zonas productoras de aguacate, zarzamora, fresa y arándano de Michoacán, en las regiones de Uruapan, Salvador Escalante, Tancítaro, Zamora, Los Reyes, entre otros, lo que genera alteraciones en los microclimas, pero sobre todo inconformidad de agricultores de municipios vecinos.