José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 24 de mayo, 2020.-Una vez que concluya la llamada cuarentena, que en realidad serán más de tres meses, la crisis económica la veremos como nunca antes. Los sectores más empobrecidos serán los primeros en sentir las consecuencias, como los pueblos originarios. Lo primero que se requiere es respaldo para que se garantice la alimentación.

Sin embargo, ninguna de las 60 comunidades que forman parte del Consejo Supremo Indígena de Michoacán(CSIM)  han recibido un solo bulto de fertilizante, a pesar que en la región de la Meseta Purépecha ya sembraron y en la zona lacustre de Pátzcuaro están por iniciar el periodo de cultivo.

El coordinador de esta organización indígena, Pavel Guzmán informó que a pesar de las solicitudes ni las instancias federales ni estatales los han apoyado. “En el caso del gobierno estatal el año pasado recibieron mil toneladas de fertilizante del gobierno de Michoacán, después de habernos movilizado. Ahora por la pandemia no podemos organizar ninguna manifestación”.

Pavel Guzmán comentó que hace casi cuatro meses, el encargado del despacho de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural en Michoacán (Sader), Vicente García Lara, se le entregó la solicitud para que las comunidades indígenas de Michoacán fueran incluidas en el Programa Nacional de Fertilizante 2020. A la fecha, ninguna instancia del gobierno federal les ha respondido, “cuando observamos que los estados de Morelos, México, Puebla y Tlaxcala, ya les entregaron los fertilizantes”, afirmó.

Dijo que se vienen tiempos difíciles por el COVID 19, y las comunidades purépechas requieren de fertilizante porque la mayoría de las tierras son de vocación forestal y requieren de abono para cultivar el maíz y en menor proporción, frijol, papa y calabaza.

En el caso del gobierno federal, el anterior tampoco los apoyaron, es decir “discrimina y viola el principio de igualdad de oportunidades, así como los derechos colectivos de las comunidades indígenas, al dejarlos fuera del Programa Nacional de Fertilizante 2020, a pesar de que lo solicitaron por escrito el 19 de febrero del año en curso”. Asegura el coordinador de la CSIM.

De no atender su reclamo, las comunidades originarias de las regiones de la Ribera del Lago de Pátzcuaro, La Meseta; la Cañada de los Once Pueblos y de La Sierra, se verán obligados a salir a las calles y a bloquear carreteras.

Comentó que el pasado 6 de marzo, la Secretaría de Gobierno y el subsecretario de Organización y Desarrollo Agroalimentario del estado, Jerónimo Color Gasca, firmaron una minuta de trabajo en Zirahuén con 60 comunidades, “donde se comprometían a la entrega de mil toneladas de fertilizantes químico y orgánico subsidiado para las comunidades indígenas, las cuales se entregarían a partir de la segunda quincena de marzo, sin embargo, no ha habido nada.

Como bien lo decía Rius: “la panza es primero”. La alimentación es lo primero que se tiene que hacer, sobre todo porque hasta este día se han perdido un millón de empleos. A decir del presidente Obrador, se crearán dos millones de empleos para mitigar la crisis. Sin embargo, hay grupos políticos y financieros que están empecinados en desestabilizar al gobierno de la 4T.