Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 18 de abril, 2020.- Desde hace 20 años la delincuencia organizada comenzó a tener auge en Michoacán; proliferaron las células delictivas y se agudizaron los conflictos entre bandas criminales. Hubo regiones como Tierra Caliente donde la lucha entre esos grupos fue más sangrienta, pero en zonas que ancestralmente eran tranquilas, como las comunidades originarias, también se volvieron zonas de disputa, de venta de drogas y de extorsiones y despojos.

Por alguna razón a partir de 2005 las autoridades comunales de las diferentes regiones purépechas admitían que el crimen organizado había entrado en todos los pueblos. Robo de madera, secuestros, extorsiones, desapariciones y homicidios.

El 6 de abril de 2010 desapareció el periodista Ramón Ángeles Zalpa; en julio de 2012 fueron “levantados” tres jóvenes estudiantes de la Ciudad de México que participaron en el festival de globos de Cantoya de Paracho, a la fecha no se sabe nada de ellos. Uno de los presuntos secuestrados Mauricio Cuitláhuac, El Güero, quien apareció baleado el 14 de agosto de ese mismo año.

En abril de 2011, el pueblo de Cherán se enfrentó a criminales que saqueaban su madera, y corrió a las autoridades municipales que estaba coludidas con los delincuentes. Sin embargo, comunidades de los municipios de Uruapan, los Reyes, Pátzcuaro, Chilchota, Paracho, han sido víctimas de la delincuencia, por ejemplo, productores de aguacate han sido extorsionados y muchos de ellos despojados de sus huertas.

Este viernes, habitantes de la comunidad purépecha de San Lorenzo, municipio de Uruapan, bloquearon la carretera hacia Los Reyes para exigir la aparición de tres de sus compañeros que desaparecieron el jueves pasado en la noche.

Autoridades comunales informaron que temen que pudieran haber sido “levantados” por algún grupo delictivo, es por ello que decidieron retener varios vehículos para bloquear la carretera Uruapan-Los Reyes, con el fin de exigir la localización pronta de los tres comuneros.

Hasta esta mañana, el bloqueo continuaba. Cabe señalar que de noviembre de 2019 a la fecha han sido ultimados, en el tramo carretero, Angaghuan-San Lorenzo, seis personas.

Independientemente de las personas muertas que son parte de grupos criminales, son decenas de personas que han sido víctimas de la delincuencia, aunque todo parece ser que actualmente se asumen todos estos hechos como algo natural e inevitable, lo cierto es que vivimos complejos y peligrosos más que el coronavirus.