José K/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich., 20 de agosto, 2020.-Comuneros de la Ciénega de Zacapu exigen al gobierno del estado y a las autoridades forestales  regularicen la situación jurídica de aproximadamente mil hectáreas, donde particulares vienen sembrando aguacate desde hace siete años. “Hubo despojo y algunas ventas de predios que están siendo utilizadas de manera ilícita”, denunció el representante legal de más de mil afectados, David Daniel Romero.  

Además de la deforestación, los comuneros de esta zona de Zacapu y Villa Jiménez están padeciendo escasez de agua, porque los productores de aguacate están construyendo decenas de pozos. “Sabemos que el aguacate consume mucha agua y la tala de árboles están acabando con los mantos friáticos, es por ello que es urgente que intervenga la Comisión Forestal del Estado y la Secretaría de Gobierno, aunque también lo deben hacer autoridades federales porque desde hace décadas no hay permisos para el cambio de uso de suelo”, indicó el abogado de los comuneros.  

El problema surgió hace aproximadamente una década, cuando algunos comuneros vendieron sus tierras a particulares, pero después gente ajena ha venido invadiendo los predios para el cultivo de aguacate, acabando con los oyameles, el encino y los charani (árbol regional). “Son gente de Los Reyes y Uruapan los que vienen cometiendo estos abusos, tal y como lo han hecho en otras regiones de Michoacán”.  

Daniel Romero dijo que se han presentado denuncias en la Fiscalía Regional de Zacapu y ante las autoridades forestales, pero no ha habido ninguna respuesta. “Incluso hay carpetas integradas que no han sido judicializadas”.  

Comentó que se están organizando para crear un frente junto con comuneros de las regiones de la Cañada de los Once Pueblos y de la Meseta Purépecha quienes están padeciendo problemas similares por la venta, despojo, renta o invasión de tierras.  

“Los comuneros piden que donde haya compra legal se les permita el cultivo de aguacate de manera sustentable, y a los que han invadido se proceda conforme a la ley porque el daño que están provocando es muy grave, pero puede ser todavía peor”, dijo el representante de los comuneros de Zacapu y Villa Jiménez,  

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)), el Instituto de Investigaciones sobre los Recursos Naturales de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo Y el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales y Pecuarias (Inifap), han publicado en diversos artículos los riesgos ambientales que representa la deforestación en la siembra de aguacate.  

Una hectárea de aguacate con 156 árboles consume 1.6 veces más agua que la de bosque con 677 arbustos por hectárea. Pero también implica la destrucción de miles de hectáreas de bosque. Según el INIFAP en 1980 había 112 mil hectáreas de aguacate. Actualmente hay 150 mil hectáreas reconocidas, aunque al menos en los últimos cinco años se han sumado otras 25 mil hectáreas.  

“Hay que señalar que la Semarnat no ha autorizado un solo permiso de cambio de uso de suelo en los últimos 20 años”, aseguró el secretario de Medio Ambiente de Michoacán, Ricardo Luna.