Úrsula Albo/Noticias y Debate M3

CDMX, 12 de enero, 2019.- El ser humano siempre ha querido saber de dónde viene, es una necesidad que tenemos todos, pues de una u otra forma buscamos nuestros antecedentes familiares para poder entender mejor nuestra personalidad. Sin embargo hay muchas personas que han ido más allá del árbol genealógico, buscando ese origen en el universo, para así, poder tener una explicación de nuestro comienzo y del de la tierra, lugar en donde vivimos.

Algunas explicaciones se han obtenido gracias a la religión y ésta ha cumplido muy bien con la tarea de decirnos nuestros orígenes durante bastantes siglos, sin embargo en una era en donde la ciencia está bien posicionada, las hipótesis con respecto a la creación del universo también tienen una gran importancia en nuestra forma de percibir la existencia humana.

Gracias a la cosmología moderna, ciencia encargada de dar algunas respuestas con respecto a la creación del universo, y la cual tiene como teoría el inicio de todo a partir de una gran explosión (el Big Bang), tenemos una explicación detallada de la creación de las estrellas y galaxias.

Asimismo, la cosmología nos ha ayudado a realizar una radiografía del lugar en el que vivimos hoy. Sin embargo, la abundancia de energía oscura en el universo hace que éste continúe expandiéndose de manera más rápida, y enfriándose a su vez. De tal manera, que si este comportamiento sigue, el universo puede tener dos finales en millones de años: la muerte térmica, quedando el universo como un lugar enorme, vacío, frío y obscuro;  o el gran colapso, en donde el dominio de la materia hará que el universo ponga un alto a su expansión, contrayéndose de forma acelerada. Con ello la historia del universo se restituiría.

A pesar de estas explicaciones que da la cosmología, nadie comprende del todo los fenómenos que suceden en el universo. Los científicos se preguntan si existirán más dimensiones en él, en donde no haya partículas, sino cuerdas vibrantes que interactúan y controlan la evolución del universo. Un ejemplo de esto se muestra en la película de ciencia ficción Interestelar (2014) dirigida por Christopher Nolan, en la cual el personaje principal, Cooper, queda atrapado en dicha dimensión.

Como hemos visto, bajo el uso de todas las herramientas científicas posibles hasta el momento, la cosmología pretende recrear el camino de la evolución del universo, uniendo eslabones que sirvan para responder todas nuestras preguntas. Esto lo hace a través de ruinas estelares que nos hablan del pasado de éste, con la finalidad de entender nuestro presente y futuro universal.