Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich.,1 de julio.- Es muy importante que hechos como lo ocurrido en septiembre de 2014 con la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, sean aclarados y la verdad salga a la luz pública y los responsables sean castigados. Sin embargo, la sabiduría popular, ante tanta evidencia, sabe perfectamente quiénes estuvieron detrás de este crimen.

Aunque lo ocurrido a Luis Donaldo Colosio, en marzo de 1994, nunca se sabrá, el pueblo dio su veredicto y todo apunta hacia el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, a quien también se le han colgado otros “milagritos”.

Se acabó la verdad histórica del caso Ayotzinapa, declaró a La Jornada Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalía General de la República (FGR). “Todos los elementos en los que estaba sustentada se han ido cayendo por la irregularidad e ilegalidad con que se manejó el caso y que ha llevado a perder en todas y cada una de las judicalizaciones que se hicieron”.

Dijo que se busca recuperar la credibilidad en las investigaciones y conocer el destino los jóvenes, porque ese es el fondo y lo que realmente le interesa a toda la población y a los padres de las víctimas.

El caso Ayotzinapa es de los hechos más abominables cometido en México, y videos y reportajes demostraron que las investigaciones estaban llenas de irregularidades y de vicios. El entonces procurador de la república, Jesús Murillo Karam pretendió vender una verdad histórica que nadie creyó, incluso sus argumentos fueron una ofensa a la inteligencia humana.

Las familiares de los normalistas llevan seis años en pie de lucha, nadie los escuchó, hasta ahora se abre una ventana que ojalá aclare lo ocurrido, pero sobre todo que sea un aviso en contra de la impunidad, porque es la que ha traído la desgracia a México.