Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 27 de enero de 2019.- Como obra de una casualidad –es de suponerse que fue así-, el hijo del ex gobernador Fausto Vallejo Figueroa, Rodrigo, conocido como El Gerber, fue detenido nuevamente por autoridades federales, acusado de delincuencia organizada.

Y me refiero a la casualidad de que la detención se haya dado unos días después de que el también ex mandatario michoacano, Jesús Reyna García, recientemente liberado, acusó a Fausto Vallejo de haber sido quien le puso el dedo para que fuera encarcelado durante casi cinco años.

Este sábado, Rodrigo Vallejo fue detenido nuevamente, presuntamente por el delito de delincuencia organizada; en 2014, ya había sido encarcelado luego de que se difundió un video en el que se le veía conviviendo con el entonces líder de los Caballeros Templarios, Servando Gómez La Tuta.

Jesús Reyna también fue aprehendido en ese año, acusado de nexos con el narcotráfico y fue liberado en diciembre pasado; durante ese tiempo mucho se habló de la diferencia en los procesos penales entre él y Rodrigo Vallejo, ya que el primero pasó más de cuatro años en prisión y el segundo sólo ocho meses.

Hace unos días, Reyna ofreció una conferencia de prensa en la que anunció que interpondría demandas en contra de los culpables de lo que considera su injusta detención. Abiertamente acusó a Fausto Vallejo de haber sido el principal responsable de las acusaciones en su contra.

Siempre presumiendo que fue obra de la casualidad, sería de suponerse que Jesús Reyna estuviera satisfecho con la reaprehensión del Gerber, como parte de un proceso para hacer justicia.

Ya veremos el trato que se le dará al hijo de Fausto en esta ocasión, pues las condiciones jurídicas y políticas son diferentes a las de hace cuatro años. Casual.