Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 23 de diciembre, 2019.- En un partido de futbol, unos son los directores técnicos reales y millones lo son desde afuera, es decir que desde las tribunas o en una pantalla todo el mundo opina sobre los errores que cometen los jugadores o los entrenadores. Dicho de otra manera, es muy fácil ver los toros desde la barrera.

Lo mismo sucede desde luego con nuestros gobernantes, siempre surgen los que critican, algunos que opinan que otros lo harían mejor y, la mayoría, que señalan los errores pero no aportan ninguna propuesta.

En medios de comunicación y redes sociales se insiste en lo que se consideran los errores y malas decisiones del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Si bien el propio Presidente abrió la puerta a las críticas, también es cierto que muchos hacen señalamientos con información tergiversada y hasta dolosa, pero sobre todo sin hacer una aportación constructiva.

No se trata de hacer una defensa a ultranza del gobierno de la Cuarta Transformación, sino de que entendamos que la tarea para cambiar a este país no radica en una sola persona, sino que nos incluye a todos.

El mismo López Obrador ha mencionado que no es una tarea fácil, ya que recibió un país en pésimas condiciones; pero además, aún es poco tiempo para saber si sus medidas darán resultados positivos o no.

Insisto, la idea no es defender a López Obrador, pero creo que hay que darle oportunidad a que demuestre que lo que ofreció en campaña es viable y que las medidas adoptadas hasta ahora y en lo sucesivo darán resultados. Si al paso de los meses y años de este sexenio no se observan los beneficios esperados también habrá que decirlo.

Lo he dicho en otros artículos, cuesta lo mismo ser pesimista que optimista, pero sobre todo, tomar conciencia de que no se trata de ver los toros desde la barrera y criticar, hay que entrarle a la parte que nos toca. Si todos somos directores técnicos pero nadie juega, todo será más complicado.