José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 14 de diciembre, 219.- La madrugada de este 13 de diciembre fue ultimado a balazos el ex alcalde perredista de Buenavista Tomatlán, Lorenzo Barajas Heredia, cuando salía, junto con su esposa, del baile que se realiza anualmente con motivo de la fiesta de Guadalupe, en la tenencia de Felipe Carrillo Puerto, mejor conocida como La Ruana.

En las últimas dos décadas esa región de Tierra Caliente ha estado envuelta en actos de violencia debido a la presencia del crimen organizado. Después de que se formaron grupos de autodefensa en 2013, la situación se tranquilizó un poco hasta finales de 2014 después de haber sido desmantelados  estos grupos civiles.

El 20 de julio de 2018 fue asesinado el candidato electo por Morena  a la alcaldía Eliseo Delgado. Semanas más tarde, (1 de septiembre),  horas antes de rendir protesta como encargada de la presidencia municipal de Buenavista, la síndica  de este municipio, Elvia del Socorro Ortega Peláez, renunció públicamente a su cargo, sin dar a conocer los motivos que la hicieron tomar esta determinación. Abandonó Buenavista y el país.

El 27 de junio de ese  2018, el alcalde suplente de Buenavista,  Javier Ureña González, fue ultimado a balazos  en una brecha cercana a la localidad 18 de Marzo, cuando iba a bordo de su vehículo. Apenas días antes había tomado posesión de la encomienda, debido a que el presidente municipal Lorenzo Barajas Heredia solicitó licencia para buscar su reelección.

Pero desde 2005 comenzó la violencia en Buenavista contra funcionarios municipales. El 8 de julio de ese año, fue ultimado a balazos Fernando Chávez López, El Güero, ese día no llevaba su camioneta blindada.

Tras el asesinato del edil, su viuda Rosa Isela Chávez ocupó la alcaldía, sin embargo, 10 meses después renunció al cargo y fue sustituida por Jesús Ortega Farías, quien cuatro meses después de dejar el encargo, fue asesinado  en un rancho de su propiedad en abril de 2008

El 11 de septiembre de 2013 fue ultimado, Osbaldo Esquivel Lucatero, ex presidente municipal de Buenavista Tomatlán, quien fungía en ese momento como diputado local.

Pero no solo es Buenavista, en los últimos 11 años en Michoacán han sido asesinados 11 alcaldes, siete ex alcaldes, un alcalde con licencia; dos síndicos,  un regidor y un secretario, así como dos candidatos a presidente municipal.