Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 24 de marzo, 2019.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador ha insistido desde campaña en un aspecto crucial: combatir la corrupción. Y ahora parece, sin decirlo, que apela a la buena fe de los mexicanos, específicamente en lo que se refiere a los bancos.

López Obrador sostuvo que desde el Ejecutivo no se promoverá ninguna ley que regule las comisiones bancarias, pero consideró que puede atenderse la demanda de reducirlas “no con leyes, no regulando”, sino mediante la competencia.

Cuesta trabajo tener confianza en que las instituciones bancarias, que históricamente han sido el terror para miles de personas, cumplirán un compromiso pactado con el Presidente, sin que sean obligados a hacerlo mediante leyes y reglamentos.

En lo que puede confiarse es en que los banqueros no son tontos, desde luego que después de décadas de mala reputación por su voracidad, es lógico que acepten la palabra de un personaje que se encuentra en la cúspide de popularidad entre los mexicanos. Es como si López Obrador fuera una especie de aval solidario.

El Presidente dijo que no impulsará ninguna ley que regule u obligue a fijar porcentajes en el cobro de comisiones de los bancos, pues “es un compromiso que hicimos y lo vamos a cumplir”. Es un mensaje muy poderoso para los mexicanos en el mejor momento de su mandato; los bancos lo saben y sabrán sacar provecho de ello pero ojalá con las mismas perspectivas que tiene el mandatario.