Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 14 de julio, 2019.- Todo parece indicar que no tiene futuro la reforma a la Constitución local de Baja California para ampliar de dos a cinco años el período de gestión del gobernador electo Jaime Bonilla.

Los antecedentes de este caso es que en 2014, el Congreso del estado de Baja California reformó el artículo 44 de la Constitución local para establecer en un apartado transitorio que, para efecto de hacer concurrentes las elecciones federales y estatales, el periodo de la gubernatura del 2019 iniciará el 1 de noviembre del 2019 y concluirá el 31 de octubre del 2021.

El pasado 2 de junio se llevó a cabo la jornada electoral en aquella entidad, en la que  Jaime Bonilla Valdez, abanderado de Morena  logró algo que no ocurría desde hace 30 años, arrebatarle el gobierno estatal al Partido Acción Nacional (PAN).

Los bajacalifornianos tenían gobiernos panistas desde 1989. El primero en tener el cargo fue Ernesto Ruffo Appel, siguió Héctor Terán, después  Alejandro González Alcocer, Eugenio Elorduy Walther, José Guadalupe Osuna Millán y Francisco Vega de Lamadrid, actual gobernador.

El pasado 9 de julio, el Congreso local aprobó que en lugar 2 años, Jaime Bonilla Valdez gobierne durante 5 años, con una votación casi unánime de  21 votos a favor y uno anulado.

Al respecto, Yeidckol Polevnsky, presidenta nacional de Morena, aseguró que el Congreso amplió el periodo de gobierno de Jaime Bonilla Valdez en Baja California porque los ciudadanos lo pidieron. La presidenta de Morena afirmó que dos años son pocos para gobernar y que por esa razón el Congreso amplió el periodo a 5 años.

Las reacciones a tal reforma no se han hecho esperar. El presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo planteó la desaparición de poderes en Baja California, tras calificar como un hecho “gravísimo” e “insólito” la reforma constitucional  en mención.

Propuso que el Congreso de la Unión presente primero una controversia constitucional al respecto y en caso aplicar lo dispuesto en el artículo 76 de la Constitución Política de México, que señala “Declarar, cuando hayan desaparecido todos los poderes constitucionales de una entidad federativa, que es llegado el caso de nombrarle un titular del Poder Ejecutivo provisional, quien convocará a elecciones conforme a las leyes constitucionales de la entidad federativa”

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano también se pronunció al respecto y afirmó que “No puede un grupo de 21 personas, que es la mayoría que votó a favor de esta reforma, no puede sustituir a una elección, a la voluntad expresada por miles de ciudadanos, sin consulta previa; pasando por encima de cualquier procedimiento que pudiera considerarse democrático”, destacó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que no le consultaron y negó injerencia en la aprobación del Congreso de Baja California para ampliar el periodo de dos a cinco años de Jaime Bonilla como gobernador de esa entidad.  Incluso respondió que si le hubieran consultado sobre ese tema, desde un principio su respuesta sería no.

Es así que, a pesar del Congreso local, todo parece indicar que la reforma bajacaliforniana no tiene futuro. Buen intento.