Redacción/Noticias y Debate M3 

 Morelia, Mich., 29 de mayo, 2019.- Han transcurrido más de seis años  de que los grupos de autodefensa se levantaron en armas en contra de la delincuencia organizada. No es fácil entender lo que ha ocurrido desde entonces, porque hemos vivido una realidad que ha sido manipulada  de acuerdo a intereses del poder. Pero también hemos visto cómo grupos delictivos simulan ser autodefensas.

En febrero de 2013 en la cabecera municipal de Tepalcatepec y en la tenencia de La Ruana, municipio de Buenavista Tomatlán más de 800 ciudadanos se levantaron en armas en contra del cártel de Los Caballeros Templarios. Las fuerzas federales se mantuvieron al margen.

El líder del grupo de autodefensas de La Ruana, Hipólito Mora declaró ante diferentes medios informativos que a él se le ocurrió la idea de crear guardias comunitarias ante los abusos cometidos por el crimen organizado, como cobro de cuotas, secuestros, homicidios y violaciones. Idea que compartió con un amigo de Tepalcatepec.

Sin embargo, los primeros días del levantamiento el vocero en La Ruana, no era Hipólito sino un templario infiltrado. Mientras que en Tepalcatepec encabezaba al grupo de comunitarios Juan José Farías, El Abuelo quien estuvo preso en 2009 por presuntos nexos con la delincuencia. Fue acusado por testigos protegidos que decían que era parte del cártel de Los Valencia y  la gente de la región lo identificaba como parte del grupo delictivo Nueva Generación, no obstante salió absuelto meses después.

 En Coalcomán, con la anuencia del alcalde Rafael García Zamora surgió otra autodefensa el 16 de mayo de 2013, y 15 días después apareció un grupo armado en Chinicuila, con el mismo distintivo de las otras policías comunitarias; playera blanca con el grabado de policía comunitaria y del nombre del municipio, algunos encapuchados y armados con  rifles y pistolas, la mayoría de tipo muy casero.

 En Aguililla también hubo presencia de un grupo armado  a partir del 30 de junio de 2013, semanas después, el  13 de julio el edil Jesús Cruz Valencia y varios regidores abandonaron el pueblo por la presión de los comunitarios.

 En julio de ese año reapareció la policía comunitaria  nahua de Aquila, que sólo se había dejado ver en la sierra, después tomaron el control de las oficinas de seguridad pública. Mientras que en Los Reyes surgió la guardia comunitaria purépecha  de Los Reyes,  lo hicieron de manera independiente de los grupos de Tierra Caliente.

 No obstante desde marzo de 2013 comenzó el arresto de grupos de autodefensas. En Buenavista fueron detenidos los primeros 47 por la portación de armas de uso exclusivo del ejército. En total fueron más de 600 detenidos hasta 2014. Aún quedan 180 en prisión.

Estuvieron presos dos líderes de autodefensas, José Manuel Mireles quien estuvo en el inicio de los grupos de autodefensa en Tepalcatepec y Agustín Villanueva Ramírez, líder de comunitarios en Aquila. El primero detenido en junio de 2014 por portación de armas y por llevar consigo droga; el segundo  fue acusado de robo y secuestro. Ambos presos en Sonora y Mil Cumbres. Hipólito Mora, líder  comunitario en La Ruana, municipio de Buenavista, dos veces estuvo encarcelado acusado de homicidio.

 Los hermanos Sierra Santana y Luis Antonio Torres, El Americano líderes del grupo delictivo Los Viagras están libres. Incluso como integrantes del grupo especial Fuerza Rural G-250 se dedicaron a perseguir líderes templarios, lo que les valió el reconocimiento del gobierno federal por su valor y entrega. Entre ellos andaban gente que alguna vez fue policía como Estanislao Beltrán, Papá Pitufo, el llamado Comandante Cinco, Eloy Peralta, El Yanqui, ahora subsecretario de Seguridad Pública. Todos ellos de alguna manera hicieron contrapeso a ex delincuentes de carrera.

Si lo pudiéramos interpretar en varios puntos diríamos: 1. El movimiento de autodefensas fue promovido por autoridades federales que aprovecharon la inconformidad de habitantes de Tierra Caliente.

2. El arribo del comisionado federal Alfredo Castillo no fue casual, era paran que concluyera la estrategia de utilizar ex delincuentes para combatir a los líderes del cártel Los caballeros templarios.

3.-No importó mucho el destino de autodefensas, hubo más compasión hacia templarios arrepentidos. El comisionado Castillo midió los avances de los grupos de autodefensa, cuando vio que se podían salir del control los frenó.

4.- No todos los líderes de autodefensas estaban convencidos con la estrategia de Castillo. Hubo diferencias, que algunos los llevaron a la cárcel.

5.-El gobierno federal acabó con la mayoría de los líderes templarios pero no con la inseguridad y la violencia.

6. Las acciones gubernamentales generaron nuevamente rebeldía que  sigue latente en varias regiones del estado.

7. El absolutismo de Alfredo Castillo ha dejado en claro que dejó muchas piezas sueltas como lo ocurrido en Apatzingán en una  mañana del día de Reyes, aunque todos sabemos que no pasará nada.

Sin embargo, años después, en Apatzingán, Aguililla, Gabriel Zamora y La Huacana ha habido grupos  criminales que actúan con toda impunidad, como lo que acaba de ocurrir en La Huacana, donde los militares no solo fueros retenidos y desarmados, sino que también les tuvieron que devolver armas decomisadas para lograr la liberación de los 12 soldados. Lo cierto es que los militares actuaron bien, porque tiene razón el secretario de la Defensa Nacional Luis Cresencio Sandoval en el sentido de que los delincuentes utilizan mujeres y niños para protegerse.