José K/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich., 6 de enero, 2021.- La Fiscalía General del Estado de Michoacán (FGE) inició la investigación en torno al homicidio del expresidente municipal de Aquila, Juan Hernández Ramírez y de su hijo Omar, de 18 años.  

Los hechos ocurrieron en la comunidad costera de Maruata, municipio de Aquila, cuando varios pistoleros arribaron a bordo de dos motocicletas y luego les dispraraon, informaron autoridades de esta región nahua.  

El ex presidente municipal se encontraba en su domicilio cuando fue víctima del ataque. Los presuntos sicarios huyeron con rumbo desconocido. Hernández Ramírez había denunciado ante la prensa que tenía varias amenazas de muerte por parte de grupos del crimen organizado. Los hechos ocurrieron esta mañana y poco antes del mediodía fueron levantados los restos de las dos víctimas que presentaban varios impactos de arma de fuego en el cuerpo.  

El 26 de septiembre de 2014, luego de meses de haber surgido los grupos de autodefensa en esa región nahaua, Juan Hernández apareció en unas fotografías al lado del hoy detenido Servando Gómez Martínez, La Tuta., líder del cártel Los Caballeros Templarios, por lo que fue cuestionado por presuntos nexos con la delincuencia organizada.  

En junio de 2015 fue acusado de intento de homicidio del entonces líder de autodefensas de Ostula, Cemeí Verdia, por lo que estuvo preso, pero finalmente no se comprobó el delito y salió libre. En esta misma población indígena de Maruata, en 2018 fue ultimada a balazos su cuñada Luisa García, y su hermano Román fue “levantado” por un grupo armado.  

Cabe señalar que hubo inconformidad de la población de Aquila cuando tomó posesión del cargo en enero de 2102 y concluyó a finales de 2014. Personas inconformes con su designación sostuvieron que hubo fraude electoral y que había sido impuesto por el cartel de Los Templarios.  

Desde el inicio de su administración, Juan Hernández fue cuestionado por los más de 400 comuneros propietarios de la mima de hierro Ternium Las Encinas, debido a que intentó de imponer a más de 40 comuneros que no tenían ningún derecho, para obtener regalías que se obtienen por la renta de las tierras donde se ubican las minas.  

El ex alcalde de Aquila huyó cuando se formó el primer grupo de autodefensa en agosto de 2013 y regresó al cargo después de que se aprehendió a 45 guardias comunitarios, entre ellos al líder Agustín Villanueva.