Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 22 de julio, 2019.-  En el tramo costero La Huahua- Pichinlinguillo, municipio de Aquila, fue asesinada a balazos la activista y coordinadora de la 5ª Caravana de Búsqueda de Personas Desaparecidas en esa zona nahua,  Zenaida Pulido Lombera, en tanto que su esposo resultó gravemente lesionado. La organización defensora de derechos humanos Familiares Caminando por Justicia, luego de condenar los hechos,  informó que  Zenaida fue ultimada después de denunciar amenazas en su contra.

Iba a bordo de su vehículo cuando un grupo armado la agredió a balazos. La  activista, de 43 años de edad,  había denunciado desde hace dos meses la desaparición de personas en esa región nahua, que por alguna razón no lo habían hecho a pesar de haber transcurrido varios años; además participó en la 5ª Caravana de Búsqueda de Personas Desaparecidas que arribó a la costa michoacana en mayo pasado.

Familiares trasladaron el cadáver de Zenaida a su vivienda  ubicada en la comunidad nahua de Pichilinguillo, donde junto con su hermana Lucina, tenía un pequeño restaurante. La agresión se registró el pasado viernes. De los agresores no se sabe nada, no obstante  los comuneros de Aquila han denunciado que el crimen organizado retornó  desde hace meses a esta región que colinda con el estado de Colima.

La integrante de la organización defensora de derechos humanos  Familiares Caminando Juntos por Justicia, Mercedes Ruiz González,  aseguró que Pulido Lombera  recibió amenazas, no solo  porque buscaba a un hermano desaparecido, sino que estaba apoyando a otras personas que buscan a familiares desaparecidos y que por miedo habían permanecido en silencio.

Cabe señalar que más de 30 asociaciones civiles de derechos humanos respaldan las demandas de la organización Familiares Caminando Juntos por Justicia que reclaman investigaciones diligentes para dar con los responsables de la muerte de  Zenaida Pulido. “Implementar medidas de protección para salvaguardar la integridad física y psicológica de la familia de Zenaida y se encuentran en Pichilinguillo; crear medidas preventivas para evitar que otros familiares de desaparecidos y desaparecidas sean silenciados con hechos tan cobardes como el de Zenaida y muchos más; que se garantice el acceso a una vida sin violencia a la defensoras  de derechos humanos y activistas”.

La organización Caminando por Justicia, respaldada por  asociaciones defensoras de derechos humanos como el Colectivo Rastreadores Fe y Esperanza; el Colectivo Paris-Ayotzinapa; Colectivo por Desaparecidos en Guerrero, manifestaron que el asesinato de Zenaida deja profunda tristeza e indignación, “porque el caso de Zenaida se une ahora a la lista en la que figuran decenas de víctimas que por buscar a sus seres queridos han recibido la muerte como castigo en un Estado que no solo no garantiza el derecho a la seguridad de todas las personas, sino que además olvida la vulnerabilidad a la que las víctimas están expuestas”.

En los últimos 11 años se han reportado  más de mil 500  desapariciones, entre ellas unas 300 bien documentadas en las que participaron elementos de seguridad de los tres órdenes de gobierno, así como integrantes del crimen organizado. (Con información de La Jornada)