José K/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich., 6 de marzo, 2021.- La Fiscalía General del Estado (FGE) de Michoacán detuvo a Hanna Suárez, por haber ocultado pruebas en el feminicidio de la educadora Jessica González Villaseñor, perpetrado por su novio Diego U Melgoza hace poco más de cinco meses. Por la inconformidad social y mediática fue un caso de enorme resonancia.  

Luego de un cateo de las autoridades se descubrió que Hanna Suárez tenía en su domicilio un hacha y una chamarra del homicida que ocultó duran te meses en su domicilio. Declaró que fue obligada por el presunto homicida, que pertenece a una familia de poder político en Michoacán.  

Jessica despareció el 21 de septiembre, horas después de haber salido de su domicilio ubicado en la ciudad de Morelia. Su cuerpo fue encontrado el 25 de septiembre en una zona boscosa del fraccionamiento Monarca y tras la necropsia su supo que había recibido un fuerte golpe en la cabeza.  

Diego fue la última persona que la vio con vida. Y el mismo día de su desaparición huyó de su domicilio. Es importante señalar que el presunto homicida mandó lavar detalladamente su vehículo la noche en que desapareció Jessica.  

Cabe señalar que desde la desaparición de Jessica hubo una enorme actividad en redes sociales que promovieron familiares y amigos de la víctima. Incluso el pasado 1 de febrero, junto con activistas colocaron unos 300 pares de zapatos frente a Palacio de Gobierno de la capital michoacana para demandar a las autoridades se hiciera justicia, cuando estaba por celebrarse la primera audiencia de control, debido a la desconfianza, porque Diego pertenece a una familia influyente.  

En los últimos cuatro meses de 2020, 12 mujeres fueron desaparecidas y luego localizadas muertas. Cabe señalar que, del total de homicidios cometido después de 2016, solo el 10 por ciento, en promedio, han sido catalogados como feminicidios.    

El 28 de junio de 2016, la Secretaría de Gobernación activó la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) en los 14 municipios con mayor número de habitantes en esta entidad, sin embargo, contrariamente a lo esperado los homicidios se han ido incrementando de manera significativa.     

Los homicidios de mujeres han ido en aumento, en 2016 y 2017 fueron ultimadas 138 y 139 mujeres, respectivamente; en 2018 la cifra alcanzó 156 asesinatos y en 2019 fueron 180. Es decir, 68 víctimas más entre 2016 y 2020. En los dos primeros meses de este 2021 han sido ultimadas 45 personas de sexo femenino.