José K/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 3 de marzo.- De alguna manera resurgió el conflicto que hubo hace años entre la comunidad Nahua de Ostula y el ejido de La Placita, ambos del municipio de Aquila, cuando se disputaron  la propiedad del predio conocido como Xayacalan. Hubo muertos y desaparecidos pero finalmente la situación pareció tranquilizarse.

Otro factor que permitió guardar la tranquilidad en esta región costera, casi en los límites con Colima, cuando fue desterrado el crimen organizado. Aunque hay quienes aseguran que otro grupo ocupó la vacante.

Desde hace casi dos semanas, Germán Ramírez y la llamada guardia comunal de Ostula bloquearon la carretera costera a la altura de la desviación a la cabecera municipal de Aquila, lo que ha impedido la salida de miles de toneladas de hierro, por lo que los comuneros están molestos porque eso representa pérdida de ingresos por concepto de regalías.

Además se afectó la actividad turística, ya que se impide el acceso a las playas de Maruata, Faro de Bucerías, San Juan de Alima, sobre todo de visitantes del vecino estado de Colima. Sin contar las afectaciones a los productores agrícolas y ganaderos.

Como respuesta las comunidades de  Aquila, El Coire,  Pómaro y los ejidos de La Placita y Maquillí desde el pasado jueves también obstruyeron la carretera costera para impedir el paso a la gente de Ostula. Cruzaron camionetas y camiones a unos kilómetros de La Placita.

En tanto, la comunidad nahua de Ostula, municipio de Aquila, a través de un comunicado de prensa, denunciaron el hostigamiento a su organización comunitaria por parte de los niveles de gobierno, que pretenden abrir las puertas  al crimen organizado.

Dijeron que el gobierno de Silvano Aureoles y el alcalde de Aquila Mohamed Ramírez intentaron detener a Germán Ramírez el pasado 28 de febrero, incluso lo persiguieron desde la base naval de La Placita hasta la localidad de Xayacalan.

La comunidad de Ostula sostuvo que desconocen cualquier participación  en la mesa de diálogo de Cemeí  Verdia, ex líder del grupo de autodefensas, porque fue expulsado de la comunidad al convertirse en un servidor del gobierno de Silvano Aureoles. “Responsabilizamos al presidente municipal de Aquila y al gobernador Silvano Aureoles de la formación de grupos de choque que pretenden que regrese la violencia a la región de la costa-sierra”.

El documento señala que se ha orquestado una campaña de desprestigio y división hacia nuestra gente para justificar intromisión militar por parte de la Secretaría de Marina, a través de la criminalización de su comunidad, por lo que desconocen al gobierno de Silvano Aureoles como interlocutor, “Y exigimos la intervención del gobierno federal”.

Por lo que “pedimos respeto a la autonomía y libre determinación  de la comunidad nahua de Ostula, así como a su guardia comunal y al esquema de seguridad que se aplica en Aquila; la desmilitarización de esta región; se deje de criminalizar y fabricar cargos contra nuestras autoridades y comandantes de la policía comunitaria; principalmente del comandante Germán Ramírez, y que el gobierno municipal libere de in mediato los recursos destinados a la seguridad municipal y respete los acuerdos alcanzados anteriormente con nuestra comunidad”.

A Germán Ramírez también o acusan de violentar los derechos humanos y de haber cometido exceso de la fuerza pública en su cargo como comandante de la guardia comunitaria. Habrá que esperar, pero se trata de intereses distintos, y se tiene que aclarar sobre todo se Germán ha violentado la ley o si en verdad se trata de una campaña orquestada en su contra. G�