Ignacio Ramírez/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 15 de mayo, 2020.- Por mayoría, el Congreso de Michoacán aprobó la Ley de Educación que busca armonizar lineamientos con la norma federal. En tanto, integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se manifestaron fuera del recinto legislativo porque consideran que la nueva norma afecta los intereses del gremio magisterial.

De los 40 legisladores, 21 votaron a favor, mientras que 18 de las bancadas PRI, PT y los llamados independientes abandonaron la sesión. Fue una sesión legislativa acalorada que duró al menos ocho horas.

Con pancartas y cartulinas un centenar de profesores demandaron el derecho a la educación indígena, ya que la nueva ley ordena una reducción a la matrícula en las ocho normales públicas de Michoacán.

Asimismo, el Consejo Superior Indígena de Michoacán (CSIM) manifestó que los “foros”  que organizó el Congreso del Estado fueron unilaterales, impuestos  y no vinculatorios, debido a que la convocatoria, las sedes, el programa, la agenda y los asistentes, fueron establecidos arbitrariamente, sin dar oportunidad a las comunidades indígenas de que decidieran sus propias prioridades educativas, además de que los debates, opiniones o escritos presentados en estos foros, únicamente “fueron tomados en consideración” sin mantener una naturaleza vinculante.

El presidente de la Comisión de Educación, Antonio Madriz Estrada, sostuvo que la construcción de esta ley se basó en el nuevo acuerdo nacional en el que participaron autoridades educativas, maestros, alumnos y sindicatos para avanzar en temas de fortalecimiento institucional y del sistema educativo.

Michoacán no ha estado al margen, se trabajó en una ley que rompe con esquema federal anterior para evitar procedimientos jurídicos en contra como ocurrió con las controversias constitucionales que se promovieron en la pasada reforma educativa.