*César Alejandro Méndez Hernández/Noticias y Debate M3

CDMX, 27 de junio, 2019.-La obesidad según la OMS (Organización Mundial de la Salud) es definida como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. En la actualidad dicho padecimiento ha alcanzado cifras alarmantes, aumentando el riesgo de padecer diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, cáncer, entre otras.

Dicha condición es multifactorial, sin embargo, es atribuida principalmente a un exceso en el consumo de alimentos con elevada densidad energética (bebidas azucaradas, comida rápida, golosinas…) aunado al sedentarismo o a la poca actividad física, que se traduce en un desequilibrio entre la energía consumida y la gastada.

Una herramienta ampliamente usada para estratificar las diferentes clases de obesidad es el IMC (Índice de Masa Corporal), la cual es una medida que relaciona el peso con la estatura. Se considera que una persona tiene obesidad cuando su IMC es igual o superior a 30 kg/m2 .No obstante, se ha evidenciado que en individuos con el mismo IMC pueden tener condiciones de salud muy diferentes; ya que diversos factores independientemente del peso corporal contribuyen a la enfermedad, por lo cual es necesario individualizar la intervención según sea el caso.

Atender la obesidad es un gran reto para el profesional de la salud, ya que existen factores sociales, culturales, económicos y psicológicos que intervienen en la adherencia al tratamiento. Por esta razón, lidiar con la obesidad debe de ser abordado desde un ámbito multidisciplinario (médico, nutriólogo, psicólogo y, en casos particulares, psiquiatra); todo esto con el propósito de establecer diagnósticos más completos y precisos que permitan que el tratamiento sea enfocado al problema base dependiendo del área del profesional de la salud, mejorando así las probabilidades que el paciente comprenda  la naturaleza compleja y dinámica de su enfermedad a través de un proceso educativo.

*El autor es nutriólogo egresado de la Universidad Regional del Sureste, actualmente laborando en la Clínica de Obesidad y Trastornos de la Conducta Alimentaria del Instituto Nacional de Nutrición Salvador Zubirán.  Contacto 9512600896 o al correo nutriologocesarmendez@gmail.com