Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 19 de abril, 2020.- Una de las primeras enseñanzas en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, era que el periodismo es una responsabilidad social que está por encima de intereses personales y de grupo. Es lamentable que el conductor de noticias de TV Azteca haya indicado que no se hiciera caso a las recomendaciones emitidas por subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

Es evidente que en México ha habido informadores que se han prestado a campañas contra el presidente Andrés Manuel López Obrador. Sabemos que han sido afectados intereses económicos y políticos de gran magnitud, pero ante la crisis sanitaria que se vive en todo el planeta se debiera guardar compostura y responsabilidad.

Puede haber carencias y problemas entendibles de un país subdesarrollado que fue víctima de gobiernos saqueadores que privilegiaron la corrupción como forma de vida. Pero no hay que olvidar que en momentos como este debemos estar unidos.

En todo el orbe suman hasta este sábado 18 de abril, 2 millones 343 personas infectados por el Covid 19, y 161 mil han perecido.

Tan solo en Estados Unidos hay 740 mil personas contagiadas y más de 39 mil fallecidos. En España han muerto al menos 20 mil hombres y mujeres y en Italia, 23 mil. El problema es serio, y se requiere de la responsabilidad de todos.

México, suma 7 mil 497 personas contagiadas y 650 fallecidas. El problema para nuestro país, dentro de la gravedad, no ha golpeado tan fuerte, pero se requiere seguir tomando recomendaciones de las autoridades de salud, de nadie más.

El presidente Obrador pidió a la población seguir las recomendaciones del subsecretario de Salud, López-Gatell. Dijo que las palabras emitidas el viernes por el conductor de Televisión Azteca, Javier Alatorre, fueron un error, una actitud no bien pensada porque con ese tipo de mensajes se pone en riesgo la vida de las personas.

En un video difundido en Youtube, este sábado el mandatario respaldó el trabajo de López-Gatell, quien es el vocero del gobierno de la República en esta emergencia sanitaria, aunque al mismo tiempo llamó a Alatorre “mi amigo”. También defendió el derecho a la libertad de expresión del locutor y pidió que no haya linchamiento político hacia alguien que opine distinto.

Para desgracia de la mayoría de los mexicanos, medios informativos de gran alcance solo han servido a poderes económicos y políticos que les llenaron las bolsas de dinero, de ahí su molestia con el nuevo gobierno.