Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 13 de mayo, 2019.- Bastante intenso estuvo este fin de semana el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, al pronunciarse en contra de la cultura del agandalle y declarar que no se rodeará de barberos ni lambiscones.

Durante una gira de trabajo por el estado de Nayarit, en Bahía de Banderas, el mandatario exhortó a los presentes a hacer lo posible por erradicar la corrupción otras prácticas que, espera, quedarán muy pronto en el pasado.

“Todos tenemos que ayudar para que las cosas se hagan bien. Todos a portarnos bien. La transformación también implica que todos actuemos de manera responsable, mandar ya por un tubo la subcultura del agandalle”.

Agregó que la transformación también implica que todos actuemos de manera responsable, “nada de que el que no tranza no avanza, eso a que se vaya al carajo”.

En otro evento, también en Nayarit, López Obrador dijo que no se dejará rodear por barberos y lambiscones sino que escuchará directamente al pueblo, sin embargo reconoció que no es fácil terminar con las mañas del pasado.

“Cuando avisan que va a venir el Presidente hasta mandan tapar los baches ¿no?, a entregar rápido el apoyo, ¿entregaron ayer el apoyo?” Algunas mujeres respondieron que sí. “Lo entregaron ayer porque sabían que iba yo a venir, todas esas mañas se van a acabar, nada más que yo no me estoy chupando el dedo, ya se quitó la oficia de espionaje (Cisen) pero yo me informo por medio del pueblo, por eso hablo con todos, saludo y ahí me van diciendo, voy recogiendo los sentimientos del pueblo”.

Definitivamente una manera muy distinta de gobernar tiene el presidente López Obrador con respecto de lo que estábamos acostumbrados. Ojalá dé buenos resultados.