Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3  

Morelia, Mich., 29 de junio, 2021.- Luego de dos semanas de cortes intermitentes de la energía eléctrica tanto  en la cabecera municipal de Aguililla, como en las localidades de La Calabaza, El Platanillo, El Charapo, El Limoncito, El Aguaje y El Terrero, Israel Patrón Reyes, secretario de Seguridad Pública de Michoacán, sostuvo que el corte de este servicio responde a la lucha entre grupos delincuenciales rivales.  

Dijo que uno de esos grupos delictivos está asentado en la localidad de División del Norte, sobre la carretera Aguililla-Apatzingán, municipio de Buenavista Tomatlán. Son los mismos que cortaban y hacían zanjas en la carretera cerca de la localidad de El Terrero, a decir de los habitantes de Aguililla.  

Las localidades de División del Norte, Las Catalinas y San Ana Amatlán  son territorio del cartel de Los Viagras de donde son originarios los hermanos Sierra Santana, que ahora forman parte de Carteles Unidos de Michoacán, con el fin de hacerle frente al Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG).  

El pasado 28 de junio, habitantes de Aguililla se manifestaron en la plaza pública para exigir a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se resuelva el problema de los cortes de energía eléctrica. El padre Gilberto Vergara dijo que este pueblo está cansado del desabasto de gasolina, de los cortes de la carretera, la escasez y carestía de alimentos y medicina; del desempleo y la pérdida de su actividad económica.  

El cura dijo que la delegación de la CFE se ha negado a dar información al respecto y se ha declarado incapaz de resolver el problema, porque al igual que ocurrió con el corte de carreteras, hasta el pasado fin de semana se conectaba la luz y al poco rato los delincuentes la descontaban.  

“Por eso la Policía Michoacán acompaña a los trabajadores de Electricidad para que conecten el servicio, además de que se ha aumentado la presencia de elementos de seguridad”, subrayó el secretario de Seguridad Pública, Patrón Reyes.  

Habitante de Aguililla comentaron a La Jornada que son 80 kilómetros de carretera de Aguililla-Apatzingán (la única vía pavimentada), casi a la mitad se ubica el Puente de Fierro, donde colinda el municipio de Aguililla y Buenavista. Es la frontera y la división de territorios de los grupos delictivos.  

Del Puente de Fierro, hasta Apatzingán (40 kilómetros aproximadamente) es controlado por Los Viagras, y sus adversarios no deben rebasar esa línea. Y del Puente a Aguililla es controlado por el CJNG, por eso es que de un lado y otro del puente los grupos delictivos construían zanjas para cortar la carretera. Y ahora Los Viagras, son presuntamente quienes están cortando la electricidad.  

Los de Jalisco contralan no solo 38 kilómetros del Puente a Aguililla, sino también la parte de la sierra hacia Coalcomán y Aquila. De hecho, este CJNG ha estado en la cabecera municipal de Aguililla; se han paseado en las calles y han peleado con grupos delictivos locales.  

Además, han sido actores de los enfrentamientos en contra de Carteles Unidos de Michoacán. Esta situación ha motivado el éxodo de cientos de familias que han huido a otras partes del estado, del país, e incluso, al menos 40 familias han solicitado asilo al gobierno de Estados Unidos, a través de la iglesia de Apatzingán, comentó el cura Gregorio López.  

Barricadas de grupos armados son parte de la delincuencia: SSP  

Israel Patrón Reyes, secretario de seguridad del estado, informó esta mañana en conferencia de prensa, que hay al menos 12 barricadas de civiles armados en la región de Salvador Escalante, Nuevo Urecho y Ario de Rosales, que operan al servicio de dos células delictivas.  

Señaló que a diferencia de los grupos de autodefensa que fueron desarmadas de manera institucionalizada, estos civiles armados deberán ser detenidos sin negociar, porque violentan la Ley Federal de Armas de Fuego.