Miss Editoriales/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 31 de enero de 2019.- El gobierno de la Ciudad de México eliminó el requisito de renovar periódicamente el acta de nacimiento; no se puede menos que aplaudir tal determinación que no ofrecía ningún beneficio, al menos para el ciudadanos, sino que por el contrario, era una práctica con fines meramente recaudatorios. Ojalá que la medida se extienda al resto del país.

Las autoridades capitalinas dijeron que el hecho de exigir actas de nacimiento certificadas o recientes para la realización de algunos trámites, no tenía ninguna justificación legal o razón práctica, salvo la de captar recursos.

Y es que si el hecho de tener que estar renovando el acta de nacimiento tiene como propósito asegurar la identidad de las personas, en realidad no se cumple, ya que el trámite puede hacerse por internet proporcionando los datos del solicitante, sin mayores medidas de seguridad.

En el caso específico de la ciudad de México, la jefa de Gobierno, Claudia Sheimbaun dijo que este documento se exigía en más de cien trámites, entre ellos, como sucede en el resto del país, en todo lo que tiene que ver con las inscripciones a las escuelas en todos los niveles.

Así, cada vez que un ciudadano requería hacer, uno o varios trámites, tenía que pagar, en el caso de la Ciudad de México 77 pesos, pero hay otros más elevados como Michoacán donde cuesta 128 pesos la “certificación” del acta.

Explicaron las autoridades capitalinas que el acta de nacimiento sólo pierde su vigencia cuando el interesado pedía un cambio de nombre o de sexo, de modo que la renovación del documento, si no se encuentra en alguna de esas situaciones, no tiene razón de ser.

Esperemos que la medida sea implementada en el resto del país.