Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 26 de junio, 2019.-El próximo 2 de julio habrá fiesta en el Zócalo por el primer aniversario del triunfo del ahora Presidente Andrés Manuel López Obrador. Será una celebración austera donde los asistentes seguramente llevarán su torta y refresco. Habrá música y baile por cortesía de la casa. Es cierto que el tabasqueño mantiene un buen nivel de aceptación, pero motivado por los grupos del poder político y económico la preocupación social comienza a extenderse.

Mucha información se ha desvirtuado por medios afines al poder, al asegurar que México ha entrado en una crisis económica por el freno de inversiones y la falta de circulante que está ocasionando desempleo. Seguramente se olvidan que la mayoría de los mexicanos siempre hemos vivido en crisis y que la corrupción se había convertido en un sistema de vida.

Se trata de verdades a medias de los detractores porque las inversiones siguen fluyendo y la caída de la generación de empleo solo fue en el mes de mayo. Pero son avisos de grupos conservadores que no están de acuerdo en que se combata la corrupción a fondo, porque algunos podrían salir raspados por negocios tramposos con anteriores gobiernos y por la falsificación de facturas presentadas al SAT.

Pero también es cierto que se está contagiando un poco la desconfianza hacia Obrador, aunque sigue contando con más del 80 por ciento de aceptación, en las calles la gente se preocupa por despidos de miles de personas, muchos de ellos justificados. En las entidades y municipios las obras son escasas por la falta de recursos, ya que casi la totalidad del presupuesto  se destina al  gasto corriente.

Las entidades más afectadas son las mismas, aquellas que han vivido en rezago social como Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Michoacán, Morelos, Estado de México, entre otras. Las actividades comerciales han sufrido alguna caída, pero también son entidades mayormente beneficiadas por los programas de gobierno, aunque apenas comienzan a fluir el pago de becas y otros apoyos a grupos vulnerables.

Los partidos políticos tradicionales se han activado. Saben perfectamente, como decía la máxima: “vivir fuera del presupuesto es vivir en el error”, así que los pleitos no terminan, pero a final de cuentas lo último que muere es la esperanza, y esa ha sido la historia de nuestro pueblo. ]