Ernesto Martínez Elorriaga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 24 de febrero, 2020.- Este lunes 24 de febrero se cumplen siete años de que surgieron los grupos de autodefensa en la cabecera municipal de Tepalcatepec y en la tenencia de Felipe Carrillo Puerto, conocida como La Ruana, municipio de Buenavista Tomatlán. La finalidad del movimiento civil armado era frenar el cobro de cuotas, extorsiones, secuestros violaciones, homicidios y amenazas.

“A pesar de la lucha y sus costos, en toda esta región de Tierra Caliente sigue habiendo inseguridad porque el movimiento de autodefensas no se concretó debido a que se infiltraron grupos delictivos, así como por la corrupción de autoridades”, afirmó Hipólito Mora Chávez, líder de este movimiento.

Sostuvo que la lección que dejó el movimiento de autodefensas fue, por una parte, una muestra de lo que logra la sociedad civil cuando se organiza, a pesar de que las autoridades siempre han estado coludidas con el crimen, y no les importa la gente sino el poder y el dinero”.

Tan solo en La Ruana fueron decenas de muertos y desaparecidos. Hubo gente inocente masacrada como lo ocurrido en abril de 2013, cuando después de un acto cívico de homenaje a Emiliano Zapata en Cuatro Caminos (Nueva Italia), de regreso sobre la carretera a Apatzingán fueron baleadas mujeres y niños, que nada tenían que ver con las autodefensas, “solo fueron a pedirle al gobernador Jesús Reyna que controlaran los bloqueos porque había desabasto en La Ruana y en todo el municipio de Buenavista. Murieron varias personas y otras más fueron lesionadas con armas de alto poder”.

También fueron detenidos, unos durante años, más de 600 jóvenes integrantes de las guardias comunitarias, por el delito de portación de armas de uso exclusivo del ejército. “En el caso de La Ruana fueron 51, hasta donde sé todos salieron libres”, apuntó Mora.

El ex líder de autodefensas comentó que el tiempo ha puesto a cada quién en su lugar. No dijo nombres, pero se refirió a Estanislao Beltrán, Papá Pitufo, quien se desterró después de haber cometido un acto de traición. O también, Antonio Torres, El Americano, quien finalmente se le acusó de ser parte de la delincuencia organizada, del que no se ha vuelto a saber nada.

O bien José Manuel Mireles, que es ahora funcionario federal, luego de haber permanecido preso varios años después de junio de 2014, acusado de portación de armas prohibidas, aunque trascendió que el gobierno de Enrique Peña Nieto no le perdono que se negara a entregar las armas en mayo de ese año, tal y como lo ordenó el entonces comisionado para la seguridad en Michoacán, Alfredo Castillo.

Hipólito Mora recordó que está bajo amenaza de muerte, pero continúa con su labor como productor de limón, y ha sido invitado a contender para los comicios de 2021, propuesta que sigue valorando. “Los grupos delincuenciales siguen teniendo presencia y hay momentos en que la crisis de inseguridad se agudiza más que antes de 2013”.

En Tepalcatepec, Juan José Farías, El Abuelo fue uno de los fundadores del movimiento civil armado de febrero de 2013. Había estado preso en 2009 por presuntos nexos con la delincuencia. Fue acusado por testigos protegidos que decían que era parte del cártel de Los Valencia y la gente de la región lo identificaba como parte del grupo delictivo Jalisco Nueva Generación, no obstante, fue absuelto meses después.

Actualmente encabeza un movimiento civil en contra del grupo delictivo de Jalisco que lo ha amenazado de muerte. El 30 de agosto se informó que un grupo armado con las siglas del CJNG ingresó a Tepalcatepec en busca de El Abuelo y mató a nueve personas. Después de varios días se aclaró que hubo seis muertos y fueron abatidos del lado de Jalisco, a unos tres kilómetros de Tepalcatepec.

La inseguridad continúa en esa región, donde presuntamente los carteles de Jalisco y de Michoacán se disputan las plazas. Es decir, esa zona de Tierra caliente también es campo de batalla entre bandas del crimen, al igual que en otras zonas de la entidad como Uruapan, Zamora, Morelia, Sahuayo, La Piedad, entre otras. (Con información de La Jornada)