Mario Ensástiga/Noticias y Debate M3

Morelia, Mich., 5 de mayo, 2019.- Los Cabildos primeros promotores de las ideas independentistas.

Hacia el final de la colonia, las restricciones de las facultades y privilegios de los ayuntamientos aceleraron en la nueva España el  malestar de los criollos, quienes influenciados por las ideas de la Revolución Francesa, iniciaron la guerra de independencia; los ayuntamientos habían de surgir los primeros movimientos de independencia hispanoamericana.

Así fue, la Revolución Francesa se reflejó en el orden municipal como orden de gobierno precursor de la Independencia, enarbolando la bandera de la soberanía popular, el 10 de agosto de 1792 la monarquía caía en definitiva; un claro ejemplo fue la actitud valiente del ayuntamiento de la CDMX en 1808; el ayuntamiento de la CDMX, dio la batalla contra los españoles nombrando regidores honorarios, conquistando en 1794 la facultad de nombrarlos, situación que persistió hasta la Independencia.

El inicio de las ideas independentistas sobresalió como figura rebelde, el Síndico de la Ciudad de México el Lic. Francisco Primo de Verdad y Ramos; “De 1808 a 1810, el estado de nuestros municipios fue el mismo, no hubo texto legislativo, ni medida alguna que remediara o aliviara su palpable decadencia y la pésima condición(en) que se encontraba”, en ese contexto el municipio sin autonomía se inicia la revolución de independencia, por ello uno de los puntos principales del movimiento independentista, fue la demanda de las comunidades por recuperar sus facultades de organización social, política y económica.

El 19 de julio de 1808 Primo de Verdad y Ramos, Síndico del Ayuntamiento de la CDMX, hablo por primera vez de los derechos de la Nación para su soberanía “La soberanía reside en la nación representada por todo el reino y las clases que la conforman y con más particularidad, en los tribunales superiores que lo gobiernan y administran justicia y en los cuerpos que llevan la voz pública, los cuales la conservarán intacta y sostendrán con energía”, “pago con su vida tan contundente reclamo”

Le secundarían Hidalgo y Morelos, hidalgo decía “Ni la raza, ni el pensamiento o la riqueza son condiciones para justificar la esclavitud y los privilegios” y Morelos afirmaba “La soberanía de la Nación está por encima del individuo más conspicuo” y fue más allá “El gobierno dimana del pueblo y se sostiene por el pueblo”, de esta manera podemos asegurar que nuestro concepto de Soberanía Nacional tiene sus bases en Primo de Verdad, se hizo liberal con Miguel Hidalgo y con gran contenido social con Morelos. 

La Conquista Francesa y las Jefaturas Políticas

Durante el siglo XVIII, Francia inició la conquista cultural pacífica del mundo hispánico, se realidad en España en 1808 y más tarde en México en 1832 y en 1862; por su parte en España con la promulgación de la Constitución de Cádiz el 30 de septiembre de 1812, se estableció la organización de los municipios, como instancia básica de gobierno, así como una organización territorial y poblacional, “pueblo, territorio y gobierno”.

El ciclo francés se prolongó a todo lo largo del siglo XIX con las Jefaturas Políticas, que por cierto tuvo serios vicios antidemocráticos, al instalar una autoridad intermedia entre la vida local y la central.

El siglo XIX es testigo de fuertes tensiones entre centralistas y federalistas y que se enfrentan ay debaten por un proyecto de estado-nación, donde las posiciones centralizadoras ganan terreno con el argumento de evitar el rompimiento y dispersión de las regiones.

El Decreto Constitucional para la Libertada de la América Mexicana expedido en Apatzingán el 23 de octubre de 1814, conservo intacto el régimen municipal. El Plan de Iguala consuma la Independencia de México el 21 de febrero de 1822, conservó a los ayuntamientos bajo el control de los jefes políticos, cuando se consumó esta Independencia el país estaba dividido en dos provincias internas (oriente y occidente), 12 intendencias y 3 gobiernos.

El Primer Congreso Constituyente

Consumada la Independencia, el Congreso Constituyente por decreto del 26 de febrero de 1822, confirmo su carácter interino y obligó  a todas las autoridades civiles y militares a jurar sujeción a las Bases Constitucionales, sin embargo no se llegó a modificar la estructura del Municipio.  

El Congreso Constituyente de 1822 de México fue el órgano electo para redactar una nueva constitución para México, estuvo en funciones desde el 24 de febrero de 1822 al 31 de octubre de 1822, día en que fue disuelta por el emperador Agustín de Iturbide.

Dicho Congreso Constituyente fue conformado por representantes del clero, ejército y ayuntamiento, siendo electo un diputado por cada 50,000 habitantes. El congreso debía redactar la Constitución Política y elaborar el presupuesto del gobierno.

Así, a las siete de la mañana se reunieron en Palacio 102 diputados, y junto con la Junta Gubernativa y la Regencia, de dirigieron corporativamente a la Iglesia Catedral, se celebró la misa y acto continuo se procedió a otorgar el juramento de estilo, en donde los constituyentes se comprometieron a defender y conservar la religión católica, guardar la independencia de la nación mexicana y formar la constitución sobre las bases del Plan de Iguala y los Tratados de Córdoba, estableciendo la separación de poderes para que nunca pudieran reunirse en una sola persona o corporación.

Posteriormente se dirigieron al antiguo templo de San Pedro y San Pablo, que a partir de ese momento se convertía en recinto legislativo. Ya ahí, bajo la presidencia provisional de don Carlos María de Bustamante y Manuel Argüelles como secretario, se procedió a elegir a las autoridades parlamentarias, resultando presidente don José Hipólito Odoardo, vicepresidente don Francisco Manuel Sánchez de Tagle y como secretarios el mismo don Manuel Argüelles y don Carlos María de Bustamante.